laindecision

Decidir, entonces, es la forma de atrapar a las oportunidades, según esta frase de Jim Rohn

¿Y dónde vive la indecisión? 

Vive en las interpretaciones. Se agazapa en las dudas interminables, en el considerar que antes hay que tener todo, en el temor a perder lo que ya se tiene, en el no sentirse a la altura de las circunstancias.

Se instala en la necesidad de controlar todo, de hacerlo perfecto, de considerar que siempre tiene que haber rédito económico, que se tiene que conservar el status quo.

Y se manifiesta dando poder a otro para que decida por uno, preguntando a cien antes de decidir, resintiendo lo que ya se pudo decidir desde la revisión negativa.

En ese ir y venir de conversaciones internas y externas, se obtura la posibilidad de hacer, y no se decide.

Por el contrario, analizar claramente la situación, considerar pros y contras,  aquilatar los recursos que se tienen,  son tareas prácticas que ayudan a decidir y favorecen las decisiones informadas.

Decidir es señal de seguridad personal.

Y cuando decidir es hacer, siempre se avanza.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios