“La mente no es un recipiente a llenar sino un fuego a encender”. Frase de Plutarco -(50-120)- historiador, biógrafo y filósofo moralista griego.

fuegoaencender

Esta frase de Plutarco, aun acuñada hace tantisimo tiempo, sigue dando  una señal clara de cómo pensar, y también de cómo enseñar, guiar, delegar, enrolar y liderar.

Si bien buscar modelos y formas de pensar ajenas brindan marcos, puntos de apoyo y caminos a seguir ¿No llega el disfrute, la libertad y el descubrimiento al probar las propias ideas, tomar el riesgo de proponer y echar a volar la creatividad?

A pesar de que a menudo se busca completar el conocimiento de los demás con imposiciones de ideas, razones y argumentos, ¿Cuántos pensamientos autónomos, darse cuentas proactivos y reconocimientos habilitantes se despiertan con las preguntas?

Cuantas veces se intenta llevar al otro de la mano por el camino trillado, acaso por comodidad, por seguridad o para evitar errores. Sin embargo, se alimenta la confianza, se promueve la iniciativa y se genera autonomía, dando herramientas y promoviendo el caminar por sendas poco marcadas.

Claro que caemos  habitualmente en querer que el otro haga las cosas como uno las haría, y hasta lo apartamos para hacerlo nosotros a nuestro modo. Pero será el modo propio el que le permitirá aprender, la libertad de decidir la que lo hará crecer, y siempre podremos  pedirle resultados.

¿Cuánto mas efectivo resulta invitar en lugar de imponer? ¿Convocar en lugar de manipular? ¿Contar hacia donde vamos en lugar de empujar?

Si no creemos que los demás tienen agujeros que debemos llenar, ideas que hay que colonizar o formas que hay que corregir, entonces los veremos completos, con posibilidades de aporte, con caminares propios, con vuelos autónomos y crecimientos elegidos.

Y podremos disfrutarlos, acercarnos y asombrarnos ante el resplandor y el calor de sus fuegos encendidos.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

“Todo es fugaz: cada encuentro, este sueño y la fortuna”. Haiku de Maria Rosa Serdio González, escritora española, poeta y promotora de la lectura y la cultura, quien lo publicó en Facebook con la imagen preciosa de un inmóvil gato en ‘pas de deux’ con mariposa.

todoesfugaz

Esta fugacidad que tan bellamente retrata Maria Rosa Serdio Gonzálezen su  haiku, está presente en la vida actual aun si nos quedáramos tan quietos como el gato y la mariposa de la imagen.

No importan los esfuerzos por controlar, asegurar, definir certezas, la incertidumbre y la volatilidad no se presentan como olas sino como un océano en el que estamos invitados a nadar.

Para ello es mejor estar livianos que arrastrando resentimientos , ágiles para abordar cambios cuando sean necesarios o elegidos y dispuestos a crecer con cada brazada que demos.

Declararnos aprendices sin dejar de reconocer lo construido, gestionar los estados de ánimo para que ayuden en lugar de entorpecer y abrir los ojos y la escucha para dejar que lo que aparezca asombre.

Cultivar si, la serenidad del gato y la levedad de la mariposa, no temer tragar agua o equivocarse y seguir adelante hasta encontrar la red que nos haga no solo ser mas sino estar bien acompañados.

Y estirar la mano , ayudar , contener, comprender y construir.

Todos somos nadadores.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

 

“Todo cambia tan rápido que también los lugares comunes se forman muy rápido”. Frase de Sebastián Campanario, @sebacampanario, columnista del diario La Nación, en la entrevista que le realizó Gerry Garbulsky, @garbulsky, director de TED en Español, en su podcast “Aprender de Grandes”.

tanrapido

Esta frase que le escuché a  Sebastián Campanario, @sebacampanario, columnista del diario La Nación, en la entrevista que le realizó Gerry Garbulsky, @garbulsky, director de TED en Español, en su podcast “Aprender de Grandes”.me hizo pensar en que en estos tiempos volátiles y rápidos hay que comprometerse con sostener los temas que uno quiere o necesita que permanezcan.

Ya sea una temática que importe e involucre a muchos , pasará tan pronto como otra noticia o situación aparezca mas relevante.

Cual si fueran  faros que emiten haces de luz por intervalos, los medios , las instituciones, la opinión pública, otean la realidad a la caza de esos emergentes llamativos. 

Si queremos que los temas se mantengan interesantes y no caigan en ser lugares comunes, como dice Campanario, se vuelve necesario mantener en alto sus banderas, alimentar con evidencias su existir, hacerlos durar por sustanciosos y verídicos.

¿Qué información es relevante compartir para que se conozca tu proyecto? ¿Cuáles de las ideas que defiendes merecen aparecer con mayor fuerza y calidad? ¿Que mostrarías al mundo si no temieras que no lo descubra?

Ser protagonista de las propias búsquedas implica también señalar la ubicación y contar qué se está haciendo.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“El conocimiento es aprender algo todos los días. La sabiduría está en dejar ir algo todos los días “. Proverbio zen.

conocimientoysabiduria.jpg

Esta receta en forma de proverbio zen da pistas para realizar dos de las búsquedas mas habituales para muchos,  conocer y ser sabio…

¿Qué tal si las aplicamos al ámbito de las relaciones de mucho tiempo?

Cuando se conoce mucho a alguien, se han establecido hábitos de comunicación, de trabajo, de relación, y resulta difícil ver al otro como oportunidad de aprendizaje y también el soltar aquellas cosas que nos molestan o entorpecen el vínculo.

¿Cómo hacerlo?

Tal vez si se escucha antes de suponer, se pregunta antes de aconsejar y se deja aparecer al otro con su propio caminar, se descubran aspectos  nuevos que antes no se percibieron, búsquedas personales que no se reconocieron, y modos y significados personales que no se descubrieron. 

De ellos se puede aprender.

Si se contempla al interlocutor como alguien a quien descubrir y no como alguien al que se vuelve a ver, se encontraran facetas nuevas y se podrán construir enlaces diferentes.

Claro que para eso es necesario soltar lo que no se puede cambiar, la fantasía de creer que lo que uno hace va a modificar lo que hace el otro, la ilusión de que se puede llegar a ser lo que se hubiera sido o se fue.

Dejar pasar las mínimas batallas cotidianas y sólo pelear la contienda cuando sea para ganar-ganar.

Soltar lo que irrita, la queja y el resentir  y volver conversación todo aquello que interese desde el respeto por el otro y la fidelidad a uno mismo.

Hay que aparecer y dejar aparecer  para aprender.

Hay que aparecer y dejar aparecer para soltar.

Es una sabiduría que puede construirse cuando se suelta el querer cambiar a otros y se decide aprender a cambiar uno. 

¡Hasta la próxima!

Andrea

“El final es de donde partí”, título y verso de una canción de ‘La Renga’, banda argentina de hard rock formada el 31 de diciembre de 1988, en el barrio porteño de Mataderos, al oeste de la ciudad de Buenos Aires.

dondeparti

Descubrir que los finales son espacios desde los que comenzar algo nuevo, como plantea La Renga en  su canción, es abrir posibilidades ya antes que cerrar situaciones y encontrar objetivos aun cuando ya se haya logrado lo que se buscaba.

Culminar procesos tiene su mezcla de logro y costos. Quedarse apegado  tanto a lo que se logró como a lo que se perdió inhabilita para seguir creciendo, gestar oportunidades y caminar nuevas sendas.

Por eso es que la invitación de La Renga es a generar comienzos a partir de los finales. 

Para hacerlo se puede iniciar algo tras el final o empezar antes.

Transformarse en protagonistas de los cierres , prever y planificar, abrir puertas laterales antes que se cierren las centrales.

Cada fin de Año nos invita también a recomenzar aun cuando lo hagamos con procesos iniciados hace tiempo.

¿Con qué podemos enriquecer lo que hacemos hace ya tiempo? ¿De que forma avivar y dar pasión a hobbies e intereses? ¿Cómo despertar relaciones rutinarias? ¿Que proceso nuevo le pondría ventanitas a la rutina?

Un continuo alternar de finales y comienzos es una forma de describir la vida. 

Darles vida, color, aire,  lo hará natural, fluido y rico.

¡Muy Feliz Año Nuevo!

Andrea

“Existir es cambiar , cambiar es madurar, madurar es seguir creándose sin cesar…” Frase de Henri Bergson (1859-1941) filósofo y escritor francés, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1927.

Crecer2

Comprender que la existencia es cambio como dice Henri Bergson, y que eso es lo que puede hacernos madurar en un habitual recrearse, habilita a lograr las transformaciones que uno quiera.

Muchas veces los cambios  agobian, hacen sentirse sin herramientas o desubicados. Se pierde el entusiasmo y se complica el proyectar y el hacer.

Sin embargo todo cambio es también una invitación  a conectarse con lo construido, a capitalizar los recursos disponibles y apelar a herramientas que se saben usar para ampliar posibilidades y aprovechar oportunidades.

Recrearse , reciclarse, renovarse, no tiene que ver con lo que cambia sino con lo que se elige.

¿Qué es lo que si se puede hacer? ¿A que cosas que antes no hacía puedo dedicarme ahora? ¿Qué aprendizajes me dan recursos? ¿A quién puedo pedir ayuda? ¿Qué proyectos puedo revitalizar? ¿Que aporte puedo ser?

Seguir creándose  sin cesar, como dice Bergson, es decidir y hacer por vivir.

Una opción entusiasmante.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

 

 

“El viento no sabe adónde va y no por eso frena”. Frase de El mundo por recorrer.com, que me regaló Laura Marchabalo, coordinadora del Polo Científico Tecnológico Trenque Lauquen.

viento

Mas allá de ponerse a discutir de si el viento tiene una dirección y por eso ‘sabe’ donde tiene que ir, esta frase que me regaló Laura Marchabalo, coordinadora del Polo Científico Tecnológico de Trenque Lauquen,   llama a pensar en el hacer aun a pesar de no tener un objetivo definido, o cuando un evento ha provocado un cambio de planes.

Lograr no frenar implica conectarse con lo que si se puede hacer.

Aun cuando no se tenga claro el objetivo, o se hayan perdido las actividades habituales, es posible seguir haciendo y capitalizar el tiempo de espera.

Para ello es importante conectarse con la realidad. Mirar los recursos disponibles, reconocer con qué se cuenta y priorizar abordajes.

Dar una nueva mirada al capital relacional, ¿Que relaciones son relevantes en este momento? ¿Con qué red de apoyo se cuenta?

También analizar qué acciones llevarán resultados inmediatos. ¿Será útil organizarse? ¿Terminar la capacitación comenzada? ¿Recuperar materiales? ¿Iniciar conversaciones? ¿Pedir ayuda?

Y como clave de este momento de incertidumbre, capitalizar lo construido y reconocerse en plan de aprendiz. ¿Qué  aprendizaje abriría posibilidades? ¿Qué se haría distinto?  ¿Qué espacios de mejora se plantean?

Hacer llevará a poder ver. A construir nuevos objetivos. A descubrir competencias y apropiarse de identidades construidas. 

Hacer hará que se siga creando.

Y en la medida que se aprenda a siempre hacer, las posibilidades seguirán apareciendo.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

“Progresamos no cuando ya hicimos todo sino cuando aún hay algo para hacer”. Frase de Sarah Lewis, @sarahelizalewis, crítica e historiadora de arte, en su Charla TED ‘Acepta el casi lograrlo’.

progreso

Reconocer, como dice Sarah Lewis, @sarahelizalewis, en esta frase de su charla TED, que se puede progresar cuando aun hay algo para hacer, es conectarse con el camino y sus oportunidades antes que con el logro.

Es descubrir que el crecimiento elegido se puede hacer enfocándose en el aprendizaje que implica el hacer y no necesariamente con los resultados obtenidos.

Encontrar , como dice Sarah Lewis, el espacio poderoso del “casi lograrlo” y conectarse con él desde la apertura y la agilidad emocional.

Esto no es subestimar lo alcanzado, renegar de las medallas o dejar de validar los premios, sino descubrir que no se necesitan ineludiblemente para seguir intentando, construir posibilidades y aprender mientras se trata de lograr.

Implica crecer con cada práctica, disfrutar el estudio, enriquecerse con las negociaciones, sentirse engalanado con cada prueba, caminar con pasión los caminos laterales.

Dejar de aspirar a un momento de éxito, para celebrar la creatividad, la voracidad y la incompletud del estar haciendo.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

 

“Responsable significa no correr con costos por no haber tomado decisiones” . Frase del artículo ‘Cómo agilizar cualquier proyecto: 10 estrategias clave’ de Damián Buonamico, Organizational Agile Coach, en Linkedin.

 

responsablecostos

Contundente práctica para la responsabilidad es la que plantea Damián Buonamico con esta frase de su  artículo ‘Cómo agilizar cualquier proyecto: 10 estrategias clave’  en Linkedin: no incurrir en costos por no tomar decisiones a tiempo.

La responsabilidad, como su nombre lo indica, es la competencia de comprometerse a  responder en tiempo y forma. 

Tiempo y forma están relacionados con la toma de decisiones.

Al postergar excesivamente, evitar o dejar en manos de otros las decisiones necesarias, se incrementan los costos económicos, relacionales, de resultados y de aprendizaje.

Dilatar decisiones  hace que salgan de balance los presupuestos, se incurra en nuevos gastos y cambien las condiciones de satisfacción de proveedores y realizadores.

El no decidir a tiempo socava, también, la confianza, hace que comiencen a circular rumores y crezca la incertidumbre. 

Procrastinar determina  que se alcancen resultados solo a costa de sacrificios y tensiones, que se instalen hábitos perniciosos y que se logre menos de lo que se planifica.

Los apuros, los malestares asociados a las postergaciones y a las urgencias, el hacer a último momento , el ver frustrados los planes, dificultan la posibilidad de realizar el seguimiento de procesos, evaluar , dar feedback y reconocer desempeños.

Con esto se empañan  y ralentizan los aprendizajes.

Las metodologías ágiles proponen la estrategia de decidir lo mas tarde posible… ¿cómo se articula eso con la postergación? Lo charlaremos en otro post.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

“Empieza a ver las extraordinarias oportunidades para innovar que pueden presentarse cuando dejamos de tener una mentalidad temerosa y reactiva”. Frase del libro ‘La Revolución Necesaria’ , de Peter Senge, profesor principal en MIT y presidente fundador de la Sociedad para el Aprendizaje Organizacional (SoL) y otros autores.

mentalidadtemerosayreactiva

Innovar tiene que ver con hacer a partir de los miedos y no como reacción a algo sino como propuesta de cambio, parece decir esta frase del libro ‘La Revolución Necesaria’ , de Peter Senge, profesor principal en MIT y presidente fundador de la Sociedad para el Aprendizaje Organizacional (SoL) y otros autores.

Es que toda trasformación, modificación o cambio trae consigo un tiempo de transición en que los miedos y las gestión impulsiva llevan a defenderse, quedarse quietos o retroceder.

Desde el temor y las reacciones se suele recurrir a lo que ya se conoce, sirvió en otras ocasiones o nos deja parados en la zona segura de comodidad.

Innovar es encontrar un camino no recorrido.

Puede ser un camino nuevo, o una forma de mirar distinto un camino ya caminado, o un caminar diferente por los mismos lugares.

Innovar tiene que ver con conseguir otras respuestas a las preguntas que se hacen. 

¿Qué tal si se toma la información que trae el miedo y se opera a partir de ella? ¿Si se analiza la realidad y desde ahí se disparan apuestas diferentes?

Si se teme no tener recursos ¿cuántos recursos se necesitan? ¿Con cuántos se cuenta? ¿A quién o de donde se pueden pedir o conseguir mas? ¿Cuáles recursos pueden reciclarse para esto? ¿Qué si se puede hacer con los recursos disponibles?

Considerar lo que sí se tiene, redescubrir aquello con lo que se cuenta, es crear una plataforma desde la que el salto parezca si no más fácil, más lógico. 

Si no se reaccionara como otras veces ¿Qué sería reaccionar distinto? ¿Qué acción que nunca se hizo se podría hacer? ¿Qué conversación es posible diseñar para generar algo distinto? ¿Que haría que se haga diferente?

Probablemente la innovación aun no aparezca, sin embargo, preguntar lo que no se preguntaba, desafiar las seguridades, animarse a pensar distinto, traerá posibilidades que antes no se veían.

¡Hasta la próxima!

Andrea