“Verse ridículo es a veces paso obligatorio para verse inteligente” . Traducción libre de una frase de Jack Bartlett, personaje de la serie ‘Heartland’ desempeñado por Shaun Johnston, actor canadiense.

jack bartlett

Reconocer que uno puede verse ridículo, torpe, confundido, dubitativo, como dice en esta frase Jack Bartlett, patriarca de la serie Heartland protagonizado por Shaun Jhonston, como paso obligatorio antes de verse inteligente, capaz , competente o seguro, es habilitarse a ser aprendiz.

Cada vez que uno se involucra en un proceso que implique aprendizaje y crecimiento, pasará por etapas en las que no tiene todo el conocimiento, no conoce la forma de actuar, no se halla cómodo, o se siente confuso.

Es una situación en que se deja la seguridad de lo conocido para no tener aún las seguridades de lo nuevo, se salta sin tener muy en claro el lugar de llegada y las emociones se vuelven tembladeral.

Aceptarlo será abrir posibilidades al asombro, a la adquisición de nuevas competencias y al reconocimiento de los propios cambios. Para ello es necesario darse tiempo, tratarse con consideración y pedir y aceptar la ayuda que otros puedan dar.

Asimismo , es interesante comprender que a cualquier altura del proceso uno puede volver a la etapa de aprendiz, ya que los momentos de transición, los cambios y los desafíos adaptativos nos invitan a recomenzar, a desarrollar nuevas habilidades y competencias y a enfrentar y gestionar las emociones y estados de ánimo de una fase que aunque genere temores y dudas es riquísima en aprendizajes y evolución.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

Anuncios

“Si primero no asegura los corazones de los alumnos, no tiene posibilidad de impactar en sus cerebros”. Frase de Angela Maiers, @angelamaiers, autora, emprendedora, conferencista internacional y educadora norteamericana.

corazonesEsta declaración de Ángela Maiers sobre los corazones y cerebros de los alumnos,  es extrapolable a todos aquellos a los que de una u otra forma querramos impactar.

“Asegurar primero  los corazones” tiene que ver con crear confianza, escuchar las preocupaciones, validar  el sentir, comprender y estar disponible.

Implica dar tiempo, acompañar , ayudar a enfrentar desafíos y encuadrar adecuadamente las interacciones.

Tanto para educar como señala Maiers, como para liderar, guiar, coordinar, gestionar, delegar o sostener, el contacto con el estar siendo y el sentir de los demás hará más fluido y sencillo el establecimiento de relaciones que lleven a resultados.

Dejar que los otros aparezcan y se expresen desde sus pensamientos y prácticas, para conocer sus modos y formas de hacer, permitirá iniciar procesos habilitantes, generar encuentros genuinos y facilitar la construcción compartida.

Desde el corazón a todo lo demás.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“El más feliz de todos los disfraces es la verdad”. Haiku de Maria Rosa Serdio, poeta, autora, docente y generosa promotora y divulgadora de lectura y cultura.

elmasfelizdetodoslosdisfraces

Maria Rosa Serdio González destila en preciosos haikus como este una completa filosofía de vida. En tanto vistamos , mostremos, elijamos usar , para seguir con la idea del disfraz, la verdad, seremos mas felices, auténticos y naturales.

Elegir trajes ajenos, diferentes al propio estar siendo, requiere un gasto de energía y acomodamiento que hace que se pierdan valores, elecciones genuinas y modos propios en aras de parecer otra cosa.

Cuanto más alejado está el disfraz a la autenticidad y actualidad personales, mayor será el esfuerzo de armar una estructura que lo sostenga, de darle sustentabilidad y de conservarlo estable.

Con los disfraces se suele buscar ocultar y al mismo tiempo aparecer de otro modo, mostrarse en carnavales de admiración, jugar con la percepción de los demás.

Están bien para momentos de  juego y diversión.

Sin embargo, en la cotidianeidad de los haceres familiares, profesionales, organizacionales, como dice Maria Rosa Serdio, lo más feliz es ir con la verdad.

Para ello es relevante trabajar para poder aparecer autenticamente, hacer conscientes las propias necesidades y elecciones, sostener los argumentos desde los propios valores , capitalizar los recursos que se pueden ofrecer, comunicarse congruentemente y disfrutar el estar siendo. 

Y así no necesitar disfraz.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“Vuelvo siempre al mismo lugar, temo perderme…” Frase compartida en un poema llamado ‘Temores’ en el blog Humanística-mente, de Alexis Vidal.

siemprealmismolugar

Todos volvemos a los mismos lugares por temor a perdernos, como dice esta frase del poema Temores del blog Humanística-mente, de Alexis Vidal. 

Repetimos situaciones, conversaciones, actitudes, reacciones , respuestas estereotipadas, formas de hacer y sentimientos, por el miedo a equivocarnos, arriesgarnos o perder el paso.

Nos aferramos a lo conocido, a lo que sabemos, a lo que ya probamos, aún cuando no sea satisfactorio o no nos de los resultados que buscamos, para no intentar algo diferente.

El tema es que esos viejos lugares nos muestran lo mismo a menos que cambiemos la mirada, y para eso es ideal entrenar el mirar con otros paisajes.

Para ello hay que abrirse a aprender, a enfrentar desafíos, a surfear las olas, a equivocarse sin juzgarse, a pedir, a soltar…

Cambiar el lugar no implica perderse.

Y es encontrarse.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“La cosa más importante acerca de una persona es aquella que no conocemos” . Frase de Barbara Kingsolver, poetisa, ensayista y novelista estadounidense.

lacosamasimportante

Considerar, con Barbara Kingsolver, que es lo que no conocemos de los demás lo más importante es disponerse a conocer antes que definir, indagar en lugar de etiquetar y descubrir como modo de encuentro con los otros.

Todo lo que conocemos de los demás nos da una mirada, una interpretación, pero no certezas. Aferrarse a lo que se cree es quedarse en lo que uno piensa, y perderse a los otros en su riqueza personal.

Cada uno de nosotros va cambiando, eligiendo diferentes cosas, decidiendo lo que antes no se decidía y resolviendo diferente.

Quedarse con las impresiones, los conocimientos, las opiniones, los pareceres, es obviar la posibilidad de descubrir la actualidad de los otros.

Así como queremos y necesitamos que los demás nos descubran como estamos siendo, nos pregunten antes de decidir, traducirnos o hacer por nosotros, las demás personas también lo quieren y necesitan.

En la medida en que preguntemos, escuchemos y abramos espacios de encuentro, generaremos posibilidades de entender, reconocer, aceptar y validar.

De este modo aparecerán los otros tal como nosotros queremos aparecer.

Y nos descubriremos mutuamente.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“Hay disculpas que llegan tan tarde que no encuentran a nadie”. Frase compartida en Pinterest.

disculpastardías.jpg

Es que las disculpas si no son oportunas pierden su esencia, impacto y objetivo.

Tienen que ser el correlato lógico de arrepentirse, de sentir que se hizo algo mal,  de darse cuenta de una equivocación.

La disculpa es la forma de decir lo siento, me hago cargo de lo que hice, pongo a tu disposición la posibilidad de devolverme el bienestar.

Si no se da en el momento justo, pierde conexión con lo sucedido, deja a los demás sin entender y se vuelve una explicación poco creíble. 

Si no va a encontrar a quien corresponda, se hace para los que están mirando, o para generar un impacto de opinión, entonces deja de ser disculpas para ser excusa, evasiva o subterfugio.

Las disculpas son  auténticas y eficaces cuando se entregan en tiempo y forma a los damnificados, no buscan otra cosa que habilitar el perdón y están basadas en un genuino arrepentimiento.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“La verdad es que cada ser humano en este planeta es ridículo a su manera. Entonces no deberíamos juzgar, no deberíamos pelear, porque al final … al final, nada de eso importa. Nada de eso”. Frase de Gordie MacLeod, personaje de la película ‘ Nuestro último verano en Escocia’ de 2014, desempeñado por Billy Connolly, actor, comediante, músico y presentador británico.

gordiemacleod.jpg

Aceptar que uno puede ser ‘ridículo’ a su manera como dice Billy Connolly como Gordie MacLeod en la deliciosa película ” Nuestro último verano en Escocia” y que eso implica no juzgar a otros, ni pelear con ellos, dado que no tiene la más mínima importancia, es adquirir la posibilidad de gestionar la libertad personal y validar la ajena.

Vernos desde la similaridades , como en este caso el ridículo, es soltar el querer definir qué o quien es mejor,  dejar de necesitar decidir que se tiene la razón y abandonar la idea de querer cambiar a los demás.

También no tomarse absoluta y gravemente en serio, aprender a comprender y a comprenderse, disfrutar y disfrutarse en las luces y sombras y encontrarse desde la complementación.

Animarse a reírse de uno mismo es el camino de dar a las cosas su peso relativo, descubrirse en el humor y el goce de lo que se hace, y rescatar todos los aspectos del propio estar siendo.

Y  desde esa actitud , predisposición y hacer, encontrarse con los otros es una fiesta.

¡Hasta la próxima!

Andrea