“Nadie se cura a sí mismo hiriendo a otros”. Frase atribuida a San Ambrosio, ( 340 – 397) destacado obispo de Milán e importante teólogo y orador.

curarsehiriendo

Esta frase atribuida a San Ambrosio nos invita a reflexionar sobre la forma adecuada de relacionarnos con los demás en el proceso de trabajar sobre nosotros mismos.

Si avanzamos en nuestro autodescubrimiento haciendo responsables a los otros de lo que nos pasa, desparramando acusaciones y echando culpas , herimos.

Cuando descubrimos nuevas necesidades, desarrollamos elecciones que cambian el modo de relacionarnos, optamos por accionar diferente y tomamos distancia excesiva de los demás, hacemos sin considerar a los que están involucrados, comunicamos  desde la desvalorización y el irrespeto, hacemos daño.

Al intentar reparar, resignificar, sanar, crecer, evolucionar no es necesario herir, destruir,  querer hacer distintos a los otros.

Esto no es solo un planeo moral, es una cuestión práctica.

Para dejar, soltar, separarse, decir lo que se tiene que decir, hacerle ver, mostrarle la verdad y todo lo que se intente hacer con los demas en el proceso de autocurarse, necesitamos a los otros.

Comprenderlo será la oportunidad de comunicar congruentemente, desarrollar la empatía y habilitar a los otros a ser quienes están siendo.

Piedras basales del crecimiento personal.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

 

 

 

 

“…Mas…como te quiero…dibujo y espero. ¡Bellos, bellos puentes para que me encuentres!” Fragmento de un poema de Elsa Bornemann, escritora argentina para niños, jóvenes y adultos (1952-2013)ilustrado por Mia Nilsson, ilustradora y animadora sueca y compartido en Facebook por Liliana Cuento Rodado Plos, narradora oral argentina , miembro de la Red Internacional de Cuentacuentos y Narradores De Historias.

puentes

El poema completo de Elsa Bornemann, ilustrado por Mia Nilsson y compartido por Liliana Cuento rodado Plos, miembro de la Red Internacional de Cuentacuentos y Narradores de Historias habla de crear diversos y bellos puentes para  alguien que parece no verlos, pero que se quiere que nos encuentre.

En el fragmento escogido se detalla el proceso de diseñar y realizar el puente adecuado para crear el espacio, el camino y la oportunidad a quien tenga que encontrarnos.

Un trabajo que solemos obviar si no nos consideramos protagonistas de los procesos de relación y encuentro con los demás. Si esperamos pasivamente que sean los otros los que nos busquen y encuentren, se acerquen , nos convoquen, o se acuerden de nosotros.

Crear puentes implica entonces comunicar claramente que se está disponible, mostrar el atractivo o la posibilidad que se es para los demás, mantener las puertas y los canales abiertos para que quien quiera llegue, no juzgar antes de conocer a quien se acerca.

También dejar en suspenso los discursos internos para escuchar comprometidamente, descubrir los diferentes aportes que los demás, si no los encasillamos y etiquetamos, pueden darnos  y facilitar conversaciones genuinas.

Y esperar, no desde la desesperanza sino desde el optimismo, el disfrute del propio estar siendo y la creación de nuevas posibilidades de encuentro y construcción compartida.

Enfocándose en el dibujo y realización de puentes.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“El mayor regalo que podemos dar a otros es nuestra atención más pura”. Frase de Richard Moss, médico y filósofo contemporáneo enfocado en el abordaje de la conciencia y el trabajo personal.

atencionmaspura

La atención se presta, y otorgar a otros la versión más pura de nuestra atención como propone Richard Moss es instalar contextos habilitantes de interacción, favorecer la comunicación congruente y desarrollar encuentros genuinos y enriquecedores.

La velocidad de la vida cotidiana, la incapacidad de concentración, el tener la mente ocupada en múltiples discursos internos, y los juicios que se tienen sobre el otro, el tema y uno mismo, hacen que aun desde la intención de estar atentos, se pierda la posibilidad de atender consciente y profundamente.

A esto se suma que contestamos desde las propias preguntas a los requerimientos de otros, suponemos que sabemos lo que los demás piensan , sienten y quieren hacer, intentamos dar soluciones, ser empáticos desde la comunicación de las propias vivencias y tener razón.

Ovillados en la propia mirada, nos perdemos a los otros.

Atender requiere decidir hacerlo, estar disponible, ser consciente de uno mismo, poner a un lado lo propio y abrirse profundamente a la aparición de los demás.

Para entender y comprender. Sin juzgar, ni querer acordar, ni convencerse ni convencer.

La atención consciente y activa tiene a las preguntas como herramientas.

Para ampliar la comprensión, favorecer la percepción, ayudarmos a atender.

La más pura atención deja a la mariposa siendo mariposa.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“Si todo el mundo fuera ciego ¿a cuánta gente impresionarías? Frase de Boonaa Mohammed, ( @boonaamohammed) poeta de spoken word (palabra hablada) considerado ‘la voz de una generación’y escritor canadiense.

 

acuantosimpresionarias.jpg

Boonaa Mohammed plantea con esta frase  revisar la forma en que nos proponemos impactar en los demás.

¿Intentamos causar impresiones fugaces, de moda, superficiales? ¿Producimos nuestras apariciones como puestas en escena? ¿Dejamos a otros la responsabilidad de definirnos y darnos forma desde su interpretación?

Si , tal como invita Mohammed,consideráramos que los demás no nos ven, tendríamos que apelar a contactos más directos y profundos, a incorporar contenidos y calificaciones, a trabajar desde la empatía y la compasión.

Ahondar en el propio sentir, pensar y hacer para comunicarlo apelando a la comprensión, validar al interlocutor desde su necesidad y construir significados compartidos.

Interesante y enriquecedora forma de trabajar el protagonismo y facilitar a los demás el acceso a nosotros y nuestras vivencias.

Las relaciones, el trabajo en equipo, los procesos de ayuda, las propuestas de enseñanza-aprendizaje, se facilitarían y a la vez profundizarían desde esta interacción diseñada.

Porque la mejor manera de ver es comprendiendo.

Y para hacer comprender hay que aparecer.No se puede hacer desde afuera.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

La imagen pertenece a la nota Trastornos de la Mirada, de Ángel Gabilondo para El país Blog Sociedad.

 

“Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces, entonces estas peor que antes”. Frase compartida por Viviana Ulloa en su tablero Frases de Pinterest.

nolohacesjpg

¿Cuántas veces se sabe lo que hay que hacer pero no se hace?  y tal como dice esta frase compartida por Viviana Ulloa en su tablero Frases de Pinterest, se está peor que antes porque además de no conseguir,  se reconoce la falta de voluntad, se cae en la autoconmiseración y las excusas o se va deteriorando la autoestima.

No saber qué es lo que se tiene que hacer crea incertidumbre y frustración, pero saberlo y no hacerlo implica quedar en un espacio desagradable de transición, a distancia del logro y ya habiendo soñado llegar.

Son las explicaciones tranquilizadoras, las excusas consideradas certezas, los temores no analizados y el querer tener todo controlado los que dejan sin hacer aun cuando se conozca lo que debería hacerse.

Y asi, se frustran proyectos, se reacciona ante las necesidades inminentes, se proyecta sin planificación, se avanza muy lentamente y se instala el desánimo como estado relativo al hacer.

Realizar lo que se sabe que hay que hacer, aunque sea mínimo y poco consistente, acerca al logro, ayuda a evaluar lo caminado, favorece el optimismo, alienta el protagonismo y empuja hacia adelante.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“Yo aprovecho para descubrir lo que no conozco y ella sólo responde a alguna pregunta que le hago para saber qué es aquello que estoy descubriendo.” Fragmento de Federico Jeanmaire, escritor argentino, en su novela “Tacos Altos” comentada por Silvia Hopenhayn , periodista, escritora, conductora de tv y filósofa argentina, en su nota “Una novela luminosa” para La Nación.

tacos altos

El fragmento de la novela “Tacos Altos” de Federico Jeanmaire, incluido en la nota para La Nación,“Una novela luminosa” de Silvia Hopenhayn, revela un intercambio conversacional modelo para todos los procesos de enseñanza aprendizaje, entrenamiento, ayuda y acompañamiento.

Dejar que el interlocutor explore lo que no conoce y responder sólo a las preguntas que haga para saber qué es lo que está descubriendo es darle la libertad de conectarse por sí mismo y desde su interés al objeto de conocimiento, facilitarle el aprendizaje experiencial y acompañar desde la escucha activa y respetuosa, la empatía y el estar presente.

Para ello hay que soltar el querer tener la única razón, el considerar que el maestro impone su mirada, la subestimación del otro como paciente necesitado, la guía como codependencia, y la colonización como modo de enseñanza.

Desde la generosidad del acompañante desinteresado, se instala la libertad como encuadre del aprender, se promueve la autogestión y se celebra la autonomía.

Esto es un desafio posibilitante, la invitación a la automotivación y estímulo de la creatividad y la innovación.

Y la habilitación a maravillarse y gozar de lo desconocido desde el aprendizaje  como la protagonista de la novela de Jeanmaire disfruta el paseo por el bosque de bambues con su abuela China.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“Los pensamientos íntimos hay que respetarlos, incluso cuando se tornan explícitos”. Frase de José Saramago (1922-2010), escritor portugues ganadar del Premio Nobel de Literatura en 1998, en Alabardas , su libro póstumo.Imagen y frase compartidas por Anantes Gestoria Cultural en Pinterest.

pensamientosintimos

Interesantísimo el deafío que propone José Saramago en esta frase de su libro póstumo, Alabardas, y que compartiera Anantes Gestoría Cultural en Pinterest: Respetar los sentimientos íntimos, personales, aun cuando se hayan explicitado.

Es un desafío a soltar las intenciones de averiguar lo que los demás guardan para sí pero también las de intuir, interpretar, juzgar, inventar, suponer lo que los otros piensan , sienten , experimentan intimamente.

Los mundos internos, los pensamientos íntimos son de cada uno, y en la medida en que nos queremos apropiar de los de los demás corremos el peligro de dejar de respetarlos.

Preguntar con insistencia, manipular a los demás para que caigan en la trampa y los revelen, pedir a  otros más cercanos que nos lo averigüen, son malas e irrespetuosas prácticas.

Y si son explicitados, juzgarlos, cuestionarlos y etiquetarlos, intentar cambiarlos, brindar consejos sin que hayan sido solicitados, aplastarlos con otras razones o miradas, son también comportamientos irrespetuosos e invalidantes.

Liberar a los demás para que piensen, sientan, experimenten lo que pueden , quieren, eligen y sostener desde el acompañamiento silencioso su decisión de preservarlos, es uno de los pilares de la empatía y clave en todo proceso de sostén.

Escuchar sin  juzgar la intimidad que nos es comentada, mantener a rajatabla la confidencialidad, no traducir, reformar o querer explicar, será la forma de  respetar, y también de acompañar de la mejor manera desde la ajenidad consciente.

Si lo íntimo seduce, es ineludiblemente, porque es íntimo.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 253 seguidores