¿Para qué repetir antiguos errores, habiendo tantos errores nuevos por cometer? Frase de Bertrand Russell, Filósofo y matemático británico (1872-1970) compartido por Revista Literaria La Noche de las Letras( @nochedeletras ) en Pinterest y Twitter.

erroresporcometer

Esta pregunta que hace Bertrand Russell  y que compartiera en Pinterest  y Twitter @noche de letras ( Revista Literaria La Noche de las Letras) nos plantea inteligentemente la posibilidad de discernir, elegir y actuar de manera diferente para no equivocarnos.

Y al iniciar la interrogación con “¿para qué?” nos aleja de las explicaciones, excusas e interpretaciones tranquilizadoras que disparan los “¿por qué?”, para hacernos pensar en los posibles beneficios que encontramos al repetir errores.

Hacer mal lo mismo una y otra vez, cual mosca contra el vidrio de la ventana, puede tener que ver con no querer moverse de la zona de comodidad, con creer que las acciones erróneas se deben a otros, con no asumir el protagonismo de cambiar, con la terquedad de insistir sin probar otra cosa o con el no reconocimiento de que se está equivocando el proceder.

Concientizarse sobre el error, verlo como posibilidad de aprendizaje, pedir ayuda para solucionarlo.Darse cuenta , hacerse cargo, decidir dar respuestas y no reaccionar, son pasos claves a la hora de modificar conductas.

También, y esa es la otra invitación de Russell, considerar como habitual el equivocarse, habilitarse a cometer nuevos errores,  incluirlos como parte natural de todo proceso, reconocer que hay cosas que no se saben.

Y abrirse a crecer  y disfrutar el descubrimiento , con cada tropiezo.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“Las emociones se viven, se sienten, se reconocen, pero solamente una parte de ellas se puede expresar en palabras o conceptos”. Frase de Laura Esquivel, escritora mexicana, autora entre otros libros de “Como agua para Chocolate”.

lasemociones

Este reconocer de Laura Esquivel -quien ha plasmado maravillosamente la expresión del sentir  en sus libros- de la imposibilidad de comunicar con palabras y conceptos algunas emociones, es una invitación clara a la autoobservación y el aprendizaje.

Hay sentimientos, estados de ánimo, sensaciones, tan íntimos, tan personales, tan propios, que  se torna complejo abrirlos a los demás. No se encuentran palabras, ni oportunidades, ni maneras de  lograr que el otro entienda cabalmente y ante la posibilidad de una malinterpretación, se elige callar.

Y ese silencio afecta a quien está del otro lado, que se queda sin saber, y también a quien calla.

Toda la emoción no expresada va a buscar otra forma de salir. Aparecerá a destiempo en forma de estallidos, se volcará al cuerpo para expresarse en síntomas, coloreará de más situaciones que por naturaleza serían neutras.

Encontrar las palabras, los conceptos, la forma adecuada, es un trabajo que se inicia, ineludiblemente con el reconocimiento, la exporación y la validación de la emoción.

Desde ahi, ya capitalizado como propio el sentir, será tiempo de  “abrir paraguas” para definir qué elementos, actitudes, comportamientos llevan en sí la expresión del sentir y representan cabalmente lo que se siente.

Una vez que se reconoce a la emoción en toda su amplitud, llegará la oportunidad de buscar la manera de expresarla, ensayar nombres , encontrar recursos. De aprender o reaprender a comunicarla.

Y como esa expresión es un puente entre uno y los otros,  amerita construirla desde la disposición , la apertura , la congruencia y el disfrute.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“La esperanza le pertenece a la vida, es la misma vida misma defendiéndose”. Julio Cortázar, escritor argentino, una de la grandes figuras del «boom» de la literatura hispanoamericana del siglo XX ( 1914 – 1984), en su libro “Rayuela”.

laesperanzaeslavidamisma

Bellísima y posibilitante esta definición que Julio Cortázar volcó en “Rayuela”, que anuda la esperanza con la vida y la aleja de ser una posibilidad solo para optimistas, proactivos, buscadores de sueños.

 Saberla ahi, es dejar de pensarla como una capacidad de otros, que tienen mirada rosa, ganas eternas, perspectivas livianas, habilitación desde la resiliencia. 

Y aunque es cierto que hay personas que tienen facilitado el acceso a la esperanza, no es porque sean especiales, sino que la eligen como posibilidad y trabajan para alumbrarla y sostenerla.

Considerar a la esperanza como parte de la vida es poder recurrir a ella en todo momento, buscarla en las actitudes, en los cambios, en las situaciones, en los encuentros.

Habilitarse para encontrarla en los momentos difíciles y en el disfrute de los logros, hacerla crecer desde las risas y también desde las lágrimas.

Respirarla como parte de la vida es hacerse cargo de tenerla a mano, disponible, como hicieron los  primeros hombres que albergaron el fuego para poder usarlo.

Con el cuidado debido a algo que se puede perder en un instante, y la certeza de que nos iluminará para siempre.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“El amor no conviene a los perezosos, para existir en plenitud exige gestos fuertes y precisos”. Frase del libro ” Donde el corazón te lleve”, de Susanna Tamaro, novelista italiana que también ha ejercido de documentalista científica y como asistente de dirección cinematográfica, compartida por Alejandra Delgado en Facebook.

amor

Esta suerte de receta para el amor, incluida en el libro “Donde el Corazón te lleve” de Susanna Tamaro y compartida, asi como la deliciosa imagen,  por Alejandra Delgado en Facebook, invita a vivirlo desde el protagonismo, el accionar, el hacerse cargo.

Es que esos “gestos fuertes y precisos” no pueden ser otros que  vivir en el presente, comunicarse congruentemente, validar , valorar y confiar en el otro, y sostener encuentros genuinos.

Para ello es preciso trabajar desde la autoobservación, la fidelidad a uno mismo y las elecciones personales. Respetando la conciencia de sí, la fidelidad a si mismo y las elecciones del otro. Y construir entre ambos el camino del medio, la realidad compartida, el hacer conjunto.

También mantener la honestidad y la coherencia, renovar los votos toda vez que sea necesario y capitalizar los aportes que diferencian al mismo  tiempo que sostienen la atracción.

Jugarse en la medida en que se quiere, aplicarse a una coelaboración del estar siendo común, hacer y mostrar lo que se hace, disfrutar el encuentro y volver fluidos los desencuentros.

Y amar, en la cabal y amplia expresión del sentimiento.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“No puedes escoger si serás lastimado en este mundo, pero si puedes decidir quién te lastima”. Frase de John Michael Green, escritor estadounidense de literatura para jóvenes y vlogger en YouTube, en su libro ” Bajo la Misma Estrella”.

decidirquientelastima

John Michael Green, propone, con esta frase de “Bajo la Misma Estrella” hacerse cargo de elegir quién te lastima. Y eso se logra  trabajando las relaciones, los encuentros, la comunicación congruente.

Permitimos que los demás nos lastimen cuando damos poder a sus palabras y actos para impactar en los propios sentimientos, estados de ánimo y actitudes.

Cuando dejamos que los juicios , opiniones y maneras de ver de los otros sean más importantes que los valores, las elecciones, las decisiones personales.

Si no  validamos lo propio, dudamos de lo que pensamos, se  elegimos o hacemos y  lo subordinamos a lo que otros determinan, sugieren o hacen.

Cuando perdemos la relación con lo que  en realidad creemos,  necesitamos, queremos.

Poner límites, mantener distancia y compartir con quien realmente se elige es empezar a cuidarse y a conectarse con lo que es sano.

Buscar relaciones genuinas, honestas y enriquecedoras es lograr encuentros que hacen crecer, fortalecen la autoestima y promueven el desarrollo.

Decidir, elegir, es ser protagonista del propio estar siendo.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“Pedir ayuda no significa que seamos débiles, indica un avanzado nivel de honestidad”. Frase de Laura Cesare, Comunicadora técnica norteamericana , especializada en escritura y edición.

honestidad

Presentar al pedir ayuda como un avanzado nivel de honestidad, como hace Laura Cesare, es darle toda su dimensión de habilitante.

Aunque a veces se crea que se puede todo solo, que no se necesita a los demás, o que decir que no se puede, que hace falta colaboración es mostrar los flancos vulnerables, señalar debilidades. estas son trampas perceptivas y actitudinales que dejan solo, complican el hacer y obturan posibilidades de crecimiento.

Llegar a pedir ayuda requiere haber reconocido la necesidad, pararse en la baldosa del protagonismo, estar dispuesto a compartir y comunicar claramente lo que hace falta.

No implica ser débil sino ser imteligente, preferir crecer a sostener una reputación de fuerte, ver al otro como complemento y posibilidad antes que como un suspicaz adversario.

Pedir ayuda es bajarse de la torre de la omnipotencia para disfrutar de encuentros genuinos, de construcciones conjuntas, de desarrollos armónicos.

Reconocer qué se necesita, cómo se lo espera, de qué manera se aprovechará mejor y compartir esto en una comunicación congruente de solicitud de colaboración, será abrir la puerta a  los logros, invitar a los demás a involucrarse desde el mejor lugar , y construir a partir de los aportes.

Desde un avanzado y satisfactorio nivel de honestidad y fidelidad a uno mismo.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“Las apariencias no engañan, las que engañan son las expectativas” Frase del muro de Eddy Warman, comunicador experto en estilo de vida: Vinos, gastronomía, autos, tecnología, viajes, arte y salud.

aparienciasyexpectativas

Eddy Warman sale del decir popular “las apariencias engañan” – que llama a ir más allá de los presupuestos, prejuicios y suposiciones –  para proponer trabajar sobre las expectativas, o sea lo que se espera.

Es que no es lo que se supone  y no se cumple o realiza solamente lo que frustra, desilusiona, sino eso que se pretende, lo que se cree que el otro debe, lo que se siente que se merece, lo que lleva a sufrir desencanto, enojos, malestares.

Si bien los prejuicios son casi automáticos y requieren otro tipo de trabajo sobre las creencias, el observador que uno es , los esquemas mentales, las expectativas pueden aparecer fácilmente ante  preguntas como ¿Qué espero?, ¿Qué es lo que busco? y ¿Qué necesito?

Reconocer lo que espero habilitará  comunicarlo congruentemente. Pedirlo, preguntar, proponer, acordar. Comentar al interlocutor estas expectativas facilitará que el otro pueda responder en consecuencia, decidir si acompaña o no.

Y en esta construcción conjunta de significados y haceres  se evitarán los engaños, el “como si”,  la invención.

Trabajar sobre uno es lo único posible. Los supuestos intentan definir lo que el otro está siendo o hará. Las expectativas hablan de uno. 

Ahí es donde hay que iniciar el camino que lleva al otro.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 158 seguidores