” Los mayores momentos de la vida vienen por sí solos. No tiene sentido esperarlos”. Thornton Wilder, (1897-1975) dramaturgo y novelista estadounidense.

mayoresmomentos

Es que el sin sentido de esperar los momentos que vienen, como dice Thornton Wilder en esta frase, es que así uno se pierde los momentos que están y al mismo tiempo no puede controlar aquello que va a darse.

 

Aun cuando aprender a esperar implique trabajar la paciencia, fortalecer la tolerancia e instrumentarse en la aceptación, el sólo esperar  puede transformarse en una trampa de inmovilidad, de mirada única y de falta de desarrollo y aprendizaje.

Considerar que lo que será será, y protagonizar el presente que ya está aquí bajo los pies, ayudará a validar el propio sentir, volver consciente el elegir y hacer congruentemente.

Los tréboles de cuatro hojas se hallan entre los tréboles de tres. Poner el interés y la búsqueda  en que aparezcan puede llevar a pisotear todo el trebolar.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“Mi vida era una comedia. Solo tenía que aprender a reir” . Frase de Annie Parker, en el relato que hace en la película “Decoding Annie Parker” de 2013, escrita y dirigida por Steven Bernstein, y protagonizada por Samantha Morton, Helen Hunt y Aaron Paul.

decoding-annie-parker-movie

Esta frase de la irreverente, cálida, realista e informativa película “Decoding Annie Parker” – escrita y dirigida por Steven Bernstein, y protagonizada por Samantha Morton como Annie, Helen Hunt como la Dra Mary-Claire King y Aaron Paul en el papel de Paul- invita a conectar el humor, el reir, el disfrutar,  a la vida que se está viviendo.

Aunque pueda parecer que esto está reservado a los optimistas, los graciosos o aquellos que son naturalmente alegres, capitalizar el recurso humor, desarrollar una actitud de  disfrute y elegir también reir ante situaciones complejas , difíciles de gestionar o disruptivas de la transparencia, son competencias recuperables, desarrollables  e incorporables.

Es posible recuperarlas, para ello es necesario conectarse con experiencias en las que se haya dado la oportunidad de sumarse a las percepciones, interpretaciones y acciones a la risa, el humor , el verle el lado cómico a las cosas. Y descubrir en esos recuerdos herramientas, maneras de pararse o elecciones que puedan incorporarse a los propios recursos a la hora de enfrentar la situación actual o al devenir de procesos. 

Se pueden desarrollar, aceptando sin censurar las reacciones personales para hacerlas menos obvias, autoobservando las estrategias de resiliencia personales, trabajando para poder reconocer la multiplicidad de emociones que dan respuesta a cada vivencia, descubriendo la forma de entrenar hábitos y acciones que sostengan el disfrute, el goce, la diversión, aun en marcos ensombrecedores.

Incorporarlas tiene que ver con aprenderlas, decidiendo reconocer que uno no sabe como enfrentar la tormenta desde el reir, pero que puede convertirse en aprendiz.

Hay personas que han transitado este aprendizaje relacionándose con grupos que trabajan desde el conectar el hunor, la magia, lo absurdo con la vivencia de estar hospitalizado, como  Payamédicos. Otros han incorporado el arte a su estar siendo, tomando la creatividad como camino de evolución, o aprendido a …

Hay quienes, como  Annie Parker , necesitan la investigación seria, el participar poniendo protagónicamente el cuerpo y también el contacto con gente que la comprenda, además de ayudarla. 

Descubrir que se quiere y se puede reir no importa la escena que se esté protagonizando de la vida, es conectarse con la dignidad, la libertad y la resiliencia.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“El amor de tu vida no es el que te hace temblar las piernas, sino el que te ayuda a mantener el equilibrio”. Frase compartida por Any Oliva, en su tablero ‘Frases’ de Pinterest.

3b9d6e62c8f061acafadbfa9d4512c96.jpg

Esta frase compartida por Any Oliva en su tablero ‘Frases’ de Pinterest no implica dejar de lado la pasión , el enamoramiento, sino considerar y validar al otro como sostén, apoyo, señalador de desequilibrios y facilitador de seguridades.

Quien ayude a mantener el equilibrio podrá aparecer, para orientar en  aspectos inherentes al mantenimiento de la armonía, contribuir al orden de prioridades, establecer metas posibles y alcanzables, balancear el trabajo y el ocio, evaluar lo realizado y elegir el disfrute.

Aunque pueda parecer que el ayudar a mantener el equilibrio es propio de quien sostiene, también hace necesario  reconocer la necesidad de ser sostenido,  habilitar al otro para que ayude,  y  dejarse sustentar.

Poder pedir ayuda, estar abierto a que el otro auxilie como pueda, crear los contextos habilitantes del compartir, comunicar con congruencia y aceptar construir un equilibrio compartido.

Un equilibrio fuerte , flexible y catalizador del equilibrio personal.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

 

“El coraje no siempre RUGE. A veces coraje es la voz baja diciendo, al final del día, ‘Trataré otra vez mañana’. Frase de Mary Anne Radmacher, (@maryannerad), autora,escritora, artista, conferencista y entrenadora artística estadounidense, compartida por The Favor Stylist, de Emily Caswell.

coraje

 Mary Anne Radmacher, trae a escena, mediante esta distinción compartida por “The Favor Stylist” de Emily Caswell, al coraje en voz baja de la persistencia, del seguir adelante, de la resiliencia.

Íntimos y poderosos, estos  arrojos permiten continuar, salir a flote, crecer, evolucionar y desarrollarse.

Conocer qué los convoca es descubrir el secreto de la motivación, validar uno de los recursos mas importantes que pueden tenerse, capitalizar la fortaleza del persistir y reconocerse como una persona resiliente.

Tratar otra vez cuando se erró, se trastabilló o no se pudo, implica recuperarse y volver a caminar, y requiere no solamente la validación de la equivocación o el fracaso como parte de todo proyecto, sino el apelar a las propias fuerzas para recomponer el paso.

También es invocar a la confianza, superar las batallas internas, sostener el poder de la vulnerabilidad y aprender que no se empieza de cero aunque se empiece de nuevo.

Ya sea que ruja, o que hable en voz baja, la decisión, el ánimo, el denuedo, acompañan de la mejor manera la propia realización, el logro y la construcción compartida.

“Trataré otra vez” es el mantra de los hacedores.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“La preocupación es como una mecedora, te da algo que hacer, pero nunca te lleva a ninguna parte” . Frase de Erma Bombeck , (1927-1996), humorista, columnista y autora norteamericana, compartida en Tumblr por Miakato.

preocupacioncomomecedora.jpg

Simpática y aguda esta metáfora de Erma Bombeck que compartió Miakato en Tumblr.

Es que al sentir preocupación y expresarla a través de quejas, recomendaciones, críticas, planteos, órdenes o declaraciones ,  se crea la ilusión de estar ocupándose aunque en realidad uno no se mueve del lugar en el que está, y tampoco logra mover a otros.

Ida y vuelta, encerrados en las formas personales de desasosiego, intranquilidad y ansias, olvidamos actuar en la medida de las posibilidades, comunicar con claridad lo que nos pasa  o pedir ayuda si no podemos solos.

Como una suerte de mecedora, la preocupación por lo que en realidad no compete, deja en la comodidad de hablar de eso pero no rompe con la inmovilidad para hacerse cargo de hacer lo que se pueda hacer.

Cuando, en cambio, se abre lo que preocupa en lo que es, las preguntas que genera, las acciones posibles, los recursos que se tiene para enfrentarlo, las posibilidades de cambio, se le ponen manijitas que lo hacen abordable desde la acción y se habilita el ocuparse.

Si lo que preocupa puede transformarse en una ocupación congruente y efectiva, siempre hay que transformarlo en eso.

Si es solo una preocupación sin posibilidades de acción, entonces ¿para qué  hamacarse?

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

“La enseñanza que deja huella no es la que hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón”. Frase de Howard G. Hendricks, (1924-2013) – distinguido profesor y presidente del centro para el liderazgo cristiano en el Seminario Teológico de Dallas, Texas-, autor del clásico ‘Enseñando para cambiar vidas’, compartida por tiching.com

decorazonacorazon

Enseñar de corazón a corazón para dejar huellas, como dice Howard G. Hendricks en esta frase compartida por tiching.com, es trabajar desde la empatía, la validación y la disposición abierta a ser enriquecido por el otro.

Diferente a querer rellenar de conocimientos, a convencer sin dudas o a inducir comportamientos, este tipo de enseñanza, de ineludible relación con el propio aprendizaje, apunta a desarrollar la autogestión, crear competencias de gestión de la realidad, de las posibilidades  y de las relaciones, y facilitar el vuelo sin señalar el cielo a volar. 

De cabeza a cabeza se brinda información, se instala el marco a respetar, se marcan niveles y alcances desde afuera, se indican modos y formas y se busca meter en moldes.

Desde la búsqueda de llegar al corazón, generando contextos empáticos y libres de aprendizaje, alentando la creatividad y la búsqueda de modos propios, facilitando la pregunta y el cuestionamiento, sosteniendo de la mano sin intentar llevar a una única mirada, se invocarán el compromiso voluntario, el asombro , la capacidad de descubrir y se conectará con la emoción.

Para ello se hace necesario bucear en  los propios sentimientos, alentar el deseo de enseñar y no la obligación de formar, y poner la congruencia al servicio de la construcción compartida.

Porque no hay proceso de enseñanza aprendizaje mas profundo que aquel que se teje en relación.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

“Aún en medio de la rutina, puedes hacer que suceda algo especial” Frase compartida en Pinterest por educacióilestic, portal de serveis per a l´educació.

aunenmediodelarutina

Hacer que suceda algo especial en medio de la rutina, como propone esta frase con la simpática imagen que educacióilestic compartió en Pinterest , es justamente  sacarse de encima lo rutinario.

Aun cuando se haga algo parecido o igual todos los días, tener la actitud de insuflar creatividad, diversión, e  innvovación , ayudará a que lo similar adquiera otro sabor y se abran ventanitas en las paredes que parecían antes aprisionar.

Ya sea en la oficina, en el hogar o en la escuela, la rutina no existe si no se instala lo que se hace como rutinario.

 

Si se busca generar pequeños cambios, asombrarse por lo obvio y cotidiano, se comparten los logros y los fracasos  y se instala la libertad de jugar y crear.

Se fomenta el protagonismo, se escucha lo que los demás proponen, se abren espacios de consulta, generación de proyectos y disfrute de lo construido, se tiene la generosidad de compartir lo de los otros y se opta por crecer en lugar de quejarse. 

Después de todo no querer recorrer siempre el mismo camino es una invitación permanente a buscar caminos nuevos.

¡Hasta la próxima!

Andrea