“Una de las formas mas sinceras de respeto es escuchar lo que el otro tiene que decir”. Frase de Bryant H. McGill, autor estadounidense, activista y orador motivacional, con la que Marcia Reynolds, coach, autora y conferencista comenzó su nota ‘ How to Respond When Someone Is Emotional’ , en Linkedin.

listener

La frase de Bryant h McGill con la que Marcia Reynolds comenzó su nota en Linkedin, cobra actualidad y coherencia en la acción de Dylan,  quien, según el post de Martin Gangley, también en Linkedin, no solo escuchó con interés y calma al veterano de 91 años que estaba esperando que lo atendieran en Eat’n Park in Belle Vernon sino que le sirvió su cena, y luego, explicando que estaba en su pausa de trabajo, se sentó a escuchar las historias del hombre, (ambos se ven en la imagen que acompaña la frase) que había comentado “Estoy solo ahora, y no muy a menudo tengo con quien conversar”.

Escuchar es un don para algunos, como Dylan,  y para todos los demás, es una competencia a desarrollar.

Para ello hace falta  dejar a un lado los prejuicios, preconceptos, certezas, miradas únicas,  sin pensar que hay que cambiarlos, solo correrlos el tiempo necesario para dejar aparecer al otro con lo que trae.

También disponer de tiempo y el monto de paciencia que haga falta , para que el interlocutor pueda comunicarse cómo lo hace.

Preguntar para comprender habilitará al otro a exponer sin necesidad de argumentar o defender.

Soltar la necesidad, búsqueda o intención de que el otro cambie, hará que se lo acepte como esta siendo y de ahí a validarlo como aporte y escucharlo con interés y compromiso solo hay un vuelito de ganas.

La escucha es una competencia necesaria y enriquecedora en ámbitos personales y organizacionales , vital para el clima laboral y la coordinación de acciones de los equipos.

Habilita la construcción de conversaciones genuinas y profundas, el encuentro con otros, la solución de necesidades y la empatía.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

Anuncios

“Siguen pidiéndonos que agreguemos dificultad y espectacularidad y hagamos ejercicios más duros. Así que los hacemos… Y después ellos no los reconocen. No creo que sea justo”. Frase de Simone Biles, estrella estadounidense dominadora de la gimnasia artística femenina en la última década, con decepción por una injusta valoración de la Federación Internacional de Gimnasia (FIG), que le dió una puntuación inferior a la merecida por su desempeño para “proteger a las gimnastas”. Extraída de la nota de Luciana Aranguiz, @jluciana12, “Simone Biles, la número 1 de la gimnasia a la que “castigan” por desafiar los límites de lo imposible”, de Clarín Deportes.

simonebiles

Con su frase, incluida en la nota de Luciana Aranguiz,  @ajluciana12 en Clarin Deportes, Simone Biles habla de una puntuación que considera injusta y nos abre los ojos a una práctica que se da en los ámbitos  deportivos y también organizacionales : nivelar para abajo. 

Cuando se quita valor a los que se destacan para no molestar, proteger o acompañar a aquellos que se cree no pueden llegar, se es doblemente injusto.

A algunos se les está quitando un reconocimiento adecuado y a los otros se les quita el desafío de mejorar.

Cuando se acallan los aplausos para no generar competencias, se retrasa a lo que van adelante para que todos sientan que van iguales, se dan datos falsos, se esconden logros y se disfrazan realidades.

Esto es tan ilógico e inconducente como evaluar a todos con el mismo número.

En ese ámbito en el que se nubla lo conseguido, se desmotiva, se postergan posibilidades y se liman artificialmente las diferencias que ni se percibe que existan.

No es diciendo que no se alcanzó el éxito que se fomenta el crecimiento.

Reconocer los logros es ampliar horizontes, generar modelos , favorecer aprendizajes.

También acompañar de la mejor manera, dando las mismas manos que aplauden a los que subieron,  a quienes tienen que subir escalones.

Generando espacios de cuidado que  muestran los que ya pasaron.

Recorriendo caminos  de laureles, que encienden el alma y generan  estímulos.

¡Hasta la próxima! 

Andrea

“Lo que tendemos a evitar es lo que más valor puede darnos”. Frase de Leo Piccioli, @leopiccioli, investigador y escritor en Liderazgo, Valores y Cambio Tecnológico, LinkedIn Top Voice 2018, en su nota ‘El dia en que a WeWork le llegó su Uber’.

tenderaevitar

Leo Piccioli, @leopiccioli, señala, con esta frase de ‘El dia en que a WeWork le llegó su Uber’, un hábito pernicioso en el que caemos a la hora de autoconocernos, trabajar sobre nosotros mismos u gestionar grupos y organizaciones, evitar  hacerse cargo de lo que duele, molesta , obstaculiza  o complica.

Ya sea por lograr una satisfacción inmediata, por ocuparse de lo urgente, por temor a lo que pueda pasar o se pueda provocar o por no perder tiempo o dinero, se suele postergar o abandonar el abordaje de situaciones, problemas o temas.

Se acallan conversaciones, se dilatan decisiones, se hace como si no se viera lo que ocurre, se corre más rápido para que no nos alcance.

En este proceso de evitación, como también dice Leo Piccioli, puede perderse lo que daría valor, determinaría aprendizajes, desafiaría a desarrollar competencias o provocaría cambios necesarios.

Así, por no supervisar, dar feedback y evaluar se sostienen procesos e interacciones inefectivos. 

Al prometer y no cumplir se fractura la confianza y se toman caminos divergentes.

Cuando no se miden resultados y se advierten las inconsistencias, se generan tropezones y caídas agudas.

Si no se da lugar a las críticas, los reclamos y las quejas, se dificulta el reconocer errores.

Al imponer sin escuchar se pierde la posibilidad de que el otro aparezca como aporte.

Lo que se oculta, no se mira, no se reconoce , se evita sentir y  no se habla de ello, es, justamente, lo que provocaría la diferencia. 

Abriría oportunidades de cambio y mejora en cada uno, en los grupos y equipos, en las organizaciones.

¡Hasta la próxima!

Andrea 

 

“A veces necesitas un fuerte abrazo, una sonrisa, incluso un zarandeo para ver que tienes personas a tú alrededor que te quieren y se preocupan por ti.” Frase de Juan David Fernández, en el post – A veces necesitas un abrazo- de su blog ‘El Señor De Las Escobas’ al que define como Reality worker,el humor como ley de vida,andanzas y vicisitudes de un limpiador de almas.

abrazosnecesarios

Esta frase del  blog “El Señor De Las Escobas” al que su autor, Juan David Fernández define como ‘Reality worker,el humor como ley de vida,andanzas y vicisitudes de un limpiador de almas’ rinde homenaje y da sentido a una de las expresiones  universales de la coherencia emocional corporal , el abrazo.

Ninguno de nosotros escapa al disfrute y a la necesidad de un fuerte abrazo.

Claro que a veces creemos que lo merecemos, y lo esperamos, pero no somos capaces de pedirlo, de manifestar con claridad que lo queremos.

En otras ocasiones no lo damos, por pudor, por inseguridad, por pereza, y nos quedamos con las ganas.

Tal vez lo usamos como suplente de las palabras que no nos salen, de aquellas que no sabemos, de las que nos parecen superfluas, al enfrentar el duelo de alguien, la tristeza o la frustración que nos han convocado pero nos dejan silentes.

Quizás se nos escapan con liviandad en los emoticones, los mensajes de texto y los dichos al pasar.

Hacerse cargo de los abrazos que se pueden dar y llevarlos a su máxima expresión y responsabilizarse de pedir los abrazos que se necesitan, quieren o eligen, tiene que ver con la gestión genuina de las emociones y la comunicación congruente.

Capitalizar su generosidad, amplitud y fuerza de contacto , usarlos desde la validación el respeto y la empatía,  otorgarlos oportunamente, hará que su entrega sea auténtica y disfrutable.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

 

 

“Siento una perturbación en la fuerza…” Ilustración y frase de Pablo Bernasconi @BernasconiPablo , #darthvader #illustration #mundovica #apertura #autoobservacion #vulnerabilidad #aprendizajeadaptativo

perturbacion

Con la magia creativa que lo caracteriza, Pablo Bernasconi , @BernasconiPablo , hizo que Darth Vader se suba al Mundo VICA y al mismo tiempo, muestre su vulnerabilidad, dos movimientos no solo actuales, sino muy necesarios, tanto para las personas, como para grupos y equipos y organizaciones.

Frente a  este mundo que consideramos nuestro, y que es descripto como “volátil, incierto complejo y ambiguo” y  ” rápido, impredecible, paradójico y entrelazado”, las perturbaciones, las urgencias, los cambios , el desconocimiento y la exposición pueden tentarnos a tomar distancia, quedarnos afuera o resistir.

Sin embargo,  también puede ser visto como una invitación a  movilizarse, a desarrollar posibilidades impensadas,    a hacer y creer,  como dice Rainier Hidalgo Diaz, que “En medio de este mundo VICA es posible aún la estabilidad que surge de jugar juntos y comprometernos”

Navegar los entornos y circunstancias de este ‘mundo líquido’ requiere remar en equipo, generar transparencia, integrar pensamientos y tareas, agilizar desarrollos, construir acuerdos , anclar relaciones y vínculos, favorecer crecimientos orgánicos y trabajar estados de ánimo. 

Ahí, en esa ineludible gestión de la coherencia emocional, aparece el reconocimiento de la vulnerabilidad como el coraje de aceptar las imperfecciones, los obstáculos, los miedos, trabajar a partir de ellos y construir  una oferta auténtica para los demás. 

Estos dos movimientos nos conectan con los cambios y por ende con el abordaje de desafíos adaptativos.

Para ello , Darth Vader y todos nosotros, individual o colectivamente, capitalizaríamos las oportunidades al declararnos aprendices y soltar el querer tener todo claro todo el tiempo, la intención de lograr la perfección, el apuro de buscar soluciones mágicas y la consideración del error como fracaso.

Toda transformación requiere paciencia, amor, capacidad de tropezar y sostenimiento de procesos.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

 

 

“Anima el día. Equilibrio y sentido, el mejor traje.” Haiku de María Rosa Serdio, autora, docente y promotora de lectura y de cultura asturiana.

equilibrioysentido

Con la misma elegancia que muestra en todos sus haikus, Maria Rosa Serdio trae un verdadero tratado de bienestar acompañado de una imagen deliciosa.

La primera propuesta  es “animar el dia” .

Esto es darle color, encontrarle brillo, descubrir sus posibilidades, enfocarlo desde el entusiasmo, el asombro y el optimismo.

Para eso nada mejor que conectarse con la abundancia que provee y no con lo que falta, elegir caminar por el sol , soltar o resignificar lo que no se puede cambiar y aprovechar lo que presenta.

Sigue, el haiku, con “Equilibrio”, 

Es que si se sostiene el equilibrio, se gestionan las emociones,  se responde en lugar de reaccionar, se manejan tiempos y tareas armónicamente, y se coordinan acciones con los demás, se avanza mas lejos y con mayor estabilidad.

El traje se completa con dar “Sentido”.

Y encontrar significado a lo que se hace, comprender y validar las decisiones, construir argumentos congruentes, reconocer lo que se vive , hará que se disfrute el camino además del logro, se  aprenda de las experiencias, y se cimenten la autoobservación y la propia estima.

Profundo y claro como el agua, este haiku  tiene la simpatía de las mariquitas o vaquitas de San Antonio, la transparencia de las gotas de rocío, la magia de las sombrillas verdes y la capacidad de comunicación de Maria Rosa Serdio.

Lo nuestro es saber aprovechar su señalamiento.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“Si sientes que lo que puedes hacer por el mundo es sólo una gota en un balde, junta esa gota con las de otros y pronto tendrán una cucharita de té. ¿Alguien ha tenido una cucharita de aceite de orégano en el momento justo?. Tu gota importa.Especialmente cuando se une a las de otros.” Frase de Andrea J. Lee, (@andreajlee), autora, Coach, conferencista y fundadora de ‘Thought Partners International’, Canada.

ILLUSTRATION: Bucket

Siempre oportuna, esta frase de  Andrea J. Lee, (@andreajlee), autora, coach, conferencista y fundadora de ‘Thought Partners International’, Canadá, nos llama a dejar de creer que lo que podemos hacer es poco y a coordinar con otros los aportes,  que así serán mayores y de mejor impacto.

Mucha gente comprometida, capaz y creativa se queda sin realizar lo que sueña al pensar que su esfuerzo no será suficiente, que lo que tiene para dar no satisfará o no influirá en solucionar una gran necesidad. 

Otros sostienen que se necesita sentar bases poderosas para iniciar cambios, y que sus posibilidades, su disponibilidad de tiempo o sus recursos son mínimos para hacerlo. 

Si utilizamos la estrategia de la ‘cucharita del aceite de orégano’ que propone Andrea J. Lee,  lo poco que se tenga para hacer, unido a otro poco de otro, en el momento oportuno,  comenzará a hacer de manera importante.

Para eso es preciso, comunicar lo que se sueña, se desea, se busca o se piensa hacer, estar abierto a escuchar lo que otros hacen, y estar dispuesto a coordinar con otros en pos de un objetivo.

También animarse a proponer, a pedir, a exponerse de manera de ser visto por otros que están haciendo lo mismo o algo parecido.

Confiar en que de a gotas se llena el balde y no juzgar a la propia gota sino aceptarla como es, y  ofrecerla  con generosidad.

Tejer redes, alentar encuentros, favorecer crecimientos, poner viento en alas pequeñas.

Y cambiar el mundo de a cucharaditas.

¡Hasta la próxima!

Andrea