nadaseva

Pema Chödrön señala, con esta frase, la necesidad de aprender de las situaciones de la vida, de tomarlas como enseñanzas, como espacios de aprendizaje.

Descubrir en las cosas que se viven lo que aportan, los desafíos a los que enfrentan, las preguntas que generan.

Sacar fruto de los momentos, procesos, encuentros, pérdidas, confusiones, crecimientos que se viven, no darles el poder de pasarnos por encima sino atarlos el tiempo suficiente a la percepción como para aprovecharlos.

Tal vez preguntando ¿Para qué? en lugar de ¿Por qué?, bajando a papel la situación para verla desde sus contras y beneficios, comentándola con aquellos que merecen la confianza y que sabemos que escucharán bien.

Trabajando para reconocer, para abrir, para descubrir. Adoptando una posición de aprendiz.

Y al decir de Chödrön, una vez que lo que pasa nos ha enseñado todo lo que tenemos que saber, se podrá soltar.

Se irá a su tiempo.

Y dejará los aprendizajes necesarios.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios