17bdb8f54d5b4f467d8c690fefffeb8a

Pensar a la calidad asi como lo plantea Peter Drucker    es desafiarse a conseguir satisfacción y lealtad por parte de quienes reciben el servicio que se ofrece.

Implica indagar , escuchar y validar las opiniones, elecciones y sentires de quienes se acercan para poder entregar algo que cumpla con sus condiciones.

Para eso es ineludible soltar la creencia de que uno sabe lo que los demás necesitan, no aferrarse a recetas que siempre sirvieron, clichés y modas sino trabajar para conocer en profundidad a los clientes, usuarios, participantes, para comprenderlos y relacionarse empáticamente con su estar siendo.

Si la calidad de servicio la definen los demás a partir de lo que reciben, será ponerse en su lugar, abrir preguntas para entender e iniciar encuentros genuinos donde construir conjuntamente experiencias lo que dará mejor resultado que imponer, seducir o querer motivar.

Y usar la retroalimentación para aprender a hacer, para descubrir nuevas formas de pensar el dar y para complementar la vivencia  del  recibir de manera adecuada, enriquecedora y disfrutable.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios