undiamante

Asi como el diamante saca su belleza, dureza y brillo en su funcionar bien bajo presión, tal como dice Henry Kissinger, se abre para todos la oportunidad de apelar a la metáfora de esta piedra preciosa para salir airosos en situaciones de estrés.

¿Qué aspectos valiosos queremos conservar  en medio de circunstancias complejas? ¿Cuál será la actitud elegida? ¿De qué forma queremos aparecer? ¿Qué objetivos podemos declarar?

La conciencia de uno mismo, el preguntarse que se elige, el atenerse a lo que se decide, el sostener el paso dado, son prácticas claves a la hora de construir coherencia, trabajar el protagonismo y habilitar la aceptación y el disfrute.

Gestionar la realidad es ampliar las posibilidades que nos da el momento,  encontrar acciones precisas para desarrollar, diferenciar entre lo fáctico y el discurso, y transformar en brillo lo que nos hace únicos.

Lo que nos diferencia del carbón, es que , para el ser humano, reconstruirse como diamante es una elección.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios