decepción

Edwin Vergara da en la tecla con esta frase de su libro ‘ Cartas sin destino ‘ compartida por Guadalupe García Ramírez en su tablero de Pinterest ” Proyectos que intentar”, al descubrir que el esperar que los demás den, hagan o decidan lo que uno decidiría hacer, provoca que uno se decepcione, sufra y desencante.

Es desde esa suposición de que los demás actuarán como uno actuaría que siempre se los siente en falta, que se les reclama desde una perspectiva equivocada, y se resiente el no recibir lo que se esperaba.

Los demás eligen, hacen, deciden, por si mismos y desde lo que sienten, piensan, experimentan.

Considerar que son iguales a uno, que se manejan por los mismos sentimientos y emociones es perder la posibilidad de contactarse con su individualidad,  respetar y validar su propio estar siendo y reconocerlos como interlocutores y protagonistas del 50% de cada encuentro.

No hacen lo que uno haría, ni dan lo que se daría, ni piensan como uno.

Y eso los hace ellos.

Esa diferencia también nos hace ser quienes somos.

Conectarnos con cada uno,  expresar claramente  lo que pensamos, pedir lo que necesitamos, comunicar congruentemente lo que necesitamos de ellos, será construir encuentros genuinos, evitar malentendidos y transitar el camino del medio.

¡Celebrar las particularidades es abrazar la riqueza!

¡Hasta pronto!

Andrea

Anuncios