razonorelacion

Aun cuando la mayoría de las veces se olvida, elegir la relación antes que optar por tener razón, como dice Brené Brown en esta frase del curso compartido con Harriet Lerner, implica construir, sentar bases a acuerdos y establecer otros modos de compartir significados.

Es que tener razón no siempre alcanza.

Para muchas de las personas, hace falta que el otro reconozca que se tiene razón y declare ese reconocimiento.Y en el proceso de intentar lograr eso, del planteo de razones,  la argumentación y las explicaciones, se pasa en un “in crescendo” a la pelea por el poder.

Si se logra pensar primero en elegir la relación, no se perderán posibilidades de hablar, ni de proponer, ni de mostrar las propias razones, pero se sostendrá el intercambio con respeto, incluyendo al otro como interlocutor válido, dando espacio personal a la escucha y optando por entender  y entenderse antes que por imponer  y dejar sin palabras.

Se explicarán las emociones, se definirá claramente lo que no se quiere cambiar, se abrirán posibilidades de encuentro aun cuando se piense diferente, se busquen cosas distintas o se esté parado en una vereda de enfrente que nunca se va a abandonar.

Cuidar las relaciones no implica no tener razón.

Es dar a la razón una contención validante, asegurar su expresión en marcos habilitantes, y seguir disfrutando todo lo otro también.

La razón, como la realidad, es una construcción compartida.Para eso son ineludibles las relaciones.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios