preocupacioncomomecedora.jpg

Simpática y aguda esta metáfora de Erma Bombeck que compartió Miakato en Tumblr.

Es que al sentir preocupación y expresarla a través de quejas, recomendaciones, críticas, planteos, órdenes o declaraciones ,  se crea la ilusión de estar ocupándose aunque en realidad uno no se mueve del lugar en el que está, y tampoco logra mover a otros.

Ida y vuelta, encerrados en las formas personales de desasosiego, intranquilidad y ansias, olvidamos actuar en la medida de las posibilidades, comunicar con claridad lo que nos pasa  o pedir ayuda si no podemos solos.

Como una suerte de mecedora, la preocupación por lo que en realidad no compete, deja en la comodidad de hablar de eso pero no rompe con la inmovilidad para hacerse cargo de hacer lo que se pueda hacer.

Cuando, en cambio, se abre lo que preocupa en lo que es, las preguntas que genera, las acciones posibles, los recursos que se tiene para enfrentarlo, las posibilidades de cambio, se le ponen manijitas que lo hacen abordable desde la acción y se habilita el ocuparse.

Si lo que preocupa puede transformarse en una ocupación congruente y efectiva, siempre hay que transformarlo en eso.

Si es solo una preocupación sin posibilidades de acción, entonces ¿para qué  hamacarse?

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

Anuncios