conflictoproductivo.jpg

Enriquecedor lo que propone  Liane Davey, con esta frase incluida en la nota ‘If Your Team Agrees on Everything, Working Together Is Pointless’ para Harvard Business Review.

Considerar que hay conflictos que pueden ser productivos cambia la perspectiva e invita a trabajar para aceptar la posibilidad cierta de no estar de acuerdo, y a construir a partir de las diferencias.

Es un desafío,  entonces , a aprender a respetar y validar la opinión y planteo del otro, y darse el tiempo suficiente para entender y ver si puede complementarse con la idea personal, a no intentar convencer ni aplastar sino a  crear contextos facilitadores del disenso e intercambio y a soltar cualquier intención conquistadora o aplacadora  para abrazar la producción, la creación desde las contradicciones.

Interesante idea para trabajar en equipo, generar evolución en los procesos de enseñanza aprendizaje, ayuda y acompañamiento,  lograr acuerdos inclusivos de desacuerdos y superar la inhibición que plantea considerar lo diferente como imposible.

Transformar los conflictos destructivos en productivos no es solo una cuestión de hacer el bien. 

Es hacer real la  enorme posibilidad de sobrevivir y  crecer juntos.

Ineludible.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios