Aldo Sessa.jpg

Esta frase de Aldo Sessa, que Silvina Premat eligiera para dar título a su nota en La Nación, propone un aprendizaje que amplía las posibilidades perceptivas y asimismo optimiza la propia gestión de la realidad, las posibilidades y las relaciones.

Aprender a ver no solamente implica saber qué mirar o qué distinguir, sino también reconocer lo que se necesita, validar lo que se busca, aceptar el observador que se está siendo  y dar fundamento a las elecciones personales.

También disponerse a ver más allá, a desocultar lo obvio, comprometerse con un mirar sin juicios obturantes, capitalizar la historia sin dejar que obstaculice una posible nueva visión.

Este trabajo interno sobre la propia mirada, ineludible cuando no se quiere encontrar solo lo que ya se encontró,  se expandirá con la incorporación de distinciones habilitantes, la indagación sobre los entornos e interlocutores, el desarrollo de una escucha comprometida, el aceptar con disfrute la posibilidad de no saber y la capacidad de pedir ayuda para ver más.

Aprender a ver es de esos aprendizajes que no terminan, y que deparan nuevas posibilidades para uno y para los demás.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Imagen que acompaña el post: Sessa en plaza Mitre, Buenos Aires. Foto: LA NACION / Bruce Weber.

 

 

 

 

Anuncios