definirelproblema

Asi como según esta frase atribuida a Albert Einstein, es importante dedicar gran parte del tiempo que se dispone a definir el problema que se tiene, también es fundamental descubrir qué se quiere decir antes de comunicar, resolver cuál es la intención que se lleva a una reunión y pedir que los demás aclaren y califiquen.

En todos esos casos, comprender qué se tiene entre manos, cuál es la situación a resolver o de qué asunto se trata, habilita la acción, evita distracciones y facilita el concentrarse.

Dar vueltas sin saber qué hacer, argumentar sin conocer el tema del que se habla, zambullirse  impulsivamente para despues tener que retroceder, son prácticas inhabilitantes, retrasadoras e ineficaces.

Tomarse el tiempo de conocer, indagar, poner por  escrito, estar al tanto, facilitará la planificación, la distribución de recursos y la asignación de tareas.

Solicitar que los demás comuniquen con claridad lo que necesitan, eligen, o piden ayudará a comprender  y a entablar conversaciones genuinas y enriquecedoras.

Llevar a un encuentro el objetivo que se sostiene, ya sea una propuesta, un reclamo, información,  bien preparados y  accesibles,  acortará tiempos, asegurará presencia  y permitirá trabajarlos.

Si se desean resultados, resolver qué es lo que se tiene que hacer, es primordial.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios