f9b3ecbd83134ede8a7e5e12c20c51ae

David Matellan cuenta de manera metafórica  en esta frase que los fracasos, problemas, errores y malos ratos pueden señalar  hacia donde caminar.

Aunque suelen considerarse frenos, abismos sin puentes, y señales de stop,  es posible abrir la percepción para capitalizar las experiencias como fuente de aprendizaje, reconocimiento y conciencia de proceso. 

Preguntar ¿para qué? antes que ¿Por qué?, evaluar lo hecho para entender, hacerse responsable de la propia participación y dar a lo sucedido la categoría de paso de un camino mas largo, ayudará a recabar la información necesaria para seguir adelante o tomar un desvío.

Cual brújula – como dice Matellan– los peores días pueden dar señales claras para generar cambios, seguir distintos caminos, plantear el uso de otros mapas y hasta elegir con quien caminar.

Considerarlos como claros resultados del propio elegir y hacer, desarrollar una buena actitud para enfrentarlos y aprender de ellos,  habilitará vivirlos desde el protagonismo y trabajar congruentemente para que no se repitan. 

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios