enojo

Explicar el enojo, de la manera en que lo propone esta frase compartida por plus.google.com y por Eleni He en Pinterest ,  es gestionar  adecuadamente una emoción, es decir validarla, comprenderla y expresarla en su medida y oportunamente.

Como otras emociones, el enojo es una señal, que indica que algo no cumplió con mis expectativas, no se dió como suponía, salió mal o me amenaza.

Poder decodificarlo, y descubrir cómo expresar esa energía sin que me dañe y dañe a otros no sólo resultará en mejor salud sino que ayudará a gestionar equilibradamente las relaciones.

Porque tanto como  si hacemos de nuestros enojos volcanes que todo lo queman con frases que lastiman y reacciones violentas, como si lo guardamos  transformando su energía en una peligrosa olla a presión que reventará en el peor momento  , enlazada a un problemita insignificante, perdemos la oportunidad de  expresar lo que nos pasa, sentimos , sufrimos, o nos frustra,   de manera que los demás puedan escuchar,  entender  y tomar en cuenta y se abra una puerta a encontrar una posible solución.

Si verbalizamos  lo que nos pasa, sin juzgar ni atacar, ni querer cambiar al otro en el proceso, pondremos sobre la mesa razones, pedidos concretos, demandas claras , puesta de límites o cualquier condición de satisfacción que necesitemos.

Y seguramente el otro estará mejor dispuesto  a considerar la situación, a proponer opciones y hasta a arrepentirse, que si tiene que defenderse  al ser involucrado en una espiral desvalorizante de descalificaciones.

Entonces el enojo tiene una parte ineludible como es la de sentirlo, y una amplia parte  de herramienta, si se logra reconocerlo en profundidad y usarlo para comunicar lo que se necesita.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

 

Anuncios