arbol-de-navidad

Esta frase de Bill McKibben es una invitación a construir la experiencia de la Navidad desde la fidelidad a uno mismo, las elecciones personales y la interacción con aquellos que se quieren.

Y aunque esto pueda parecer una obviedad, no siempre se viven las Fiestas de manera auténtica, haciendo lo que se considera propio, concentrándose en el bienestar, el disfrute, las vivencia.

Desde los compromisos, el estar atados al qué dirán, las modas, los mandatos culturales, lo que hacen todos, se fuerzan presencias, se articulan obligaciones, se pelea por lograr y se olvida el sentir, valorar, elegir.

Siempre está la posibilidad de hacer distinto, de buscar otro modo, de innovar, de encontrar el propio pesebre.

¡Que esta sea una Sentida y Hermosa Navidad, plena en conversaciones genuinas y enriquecedoras y disfrute del compartir y que  la emoción de la gratitud promueva el  reconocimiento en la celebración! 

¡Muchas Felicidades!

Andrea

Anuncios