flaubert

Aprender a esperar, como propone Gustave Flaubert en esta frase compartida por megustaleer en Twitter, implica reconocerse, ubicarse y decidir actuar.

Poder darse tiempo cuando no se tiene esperanza, se ve todo negro o  se vive un estado de incertidumbre tiene que ver con validar el propio sentir, abrir la conexión con los propios recursos, y reconocer aquello que hay que pedir o solicitar a otros.

Cuando se sale impulsivamente a apagar incendios con goteros, se reacciona ante situaciones antes de analizarlas y se golpean una y otra vez puertas cerradas, la frustración aumenta, las críticas se vuelven hacia la propia estima y no se consigue mas que resentir.

Al esperar se habilita el contacto con uno mismo, se puede reconocer lo propio y lo ajeno y decidir desde elecciones pensadas y más relacionadas con la fidelidad a quien se está siendo.

Hacer cuando se tiene que esperar, asegura hacerlo sin sentirlo.

Leer , escribir, tejer, sacar cálculos, grabar indicaciones o requerimientos, dibujar, escribir música, planificar proyectos, escribir cartas, hacer listas…

Haceres variados que harán la espera mas amena, menos larga y deliciosamente aprovechable.

El poder esperar en situaciones desesperantes y el hacer en ocasiones de espera son capacidades protagónicas de gestión de la propia realidad.

Reflejan  la validación del propio estar siendo, la elección de hacerse cargo de lo que se presenta y la libertad de elegir ante las circunstancias.

Quien aprende a esperar, espera sólo cuando quiere.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios