lamitaddelaenergia

Enfocarse en construir soluciones en lugar de quejarse, no sólo es aprovechar mejor la energía personal, como propone Rafael Vidac en esta frase,  sino habilitarse a salir de espacios quietos , conseguir avanzar y abrir posibilidades de encuentro.

Aunque aparezca naturalmente como forma de comunicar insatisfacciones, problemas o situaciones complejas, la queja se queda corta al expresar y no es útil para mostrar lo que se siente, necesita o prefiere.

La queja  es de esos mensajes que se escucha poco, o se deja de escuchar con facilidad. Con su sonsonete adormecedor, irrita, se vuelve conocida, y llama a tomar  distancia mas que a hacerse cargo.

Si con las preguntas ” ¿de qué me estoy quejando? , ¿qué es lo que busco con la queja? se reconoce la necesidad, el propósito, el para qué, esa información es la que tiene que dar base a realizar un pedido directo, proponer acciones, pedir ayuda o proponer conversaciones, en aras de iniciar el proceso de solución. 

Cuando lo que se recibe es una queja, serán también preguntas como ¿qué es lo que estás pidiendo? , ¿Qué tendría que hacer para responder a lo que decis?  las que abrirán espacios de encuentro, facilitarán avanzar a intercambios mas ricos y esclarecedores,  e instalarán congruencia en la interacción.

Es decir que ante la queja, preguntar y antes de quejarse , preguntarse.

Y una vez que se acceda a la información, ahí sí, comenzar a construir soluciones conjuntas.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios