romperte

Tal vez suene fuerte ese romperse intencional que  Benjamín Griss trae en esta frase y sin embargo, es tan necesario como útil a la hora de autoobservarse, elegir cambiar  e instalar procesos de evolución personal.

Romperse es abrir preguntas que quizás nunca se han hecho, reconocer lo que molesta, hiere o no gusta, instalar conversaciones genuinas sobre los obstáculos que se tienen, invitar a los monstruos a pasar de lo privado a la conciencia , aceptar lo que no se sabe, no se puede o no se elige,  sentir la profundidad de las propias emociones y no temer mostrar vulnerabilidades.

Se razgarán si, las seguridades,  se dará aire a las decepciones e inquietudes, y se fortalecerá la apertura a saber qué se está teniendo adentro, como dice Benjamín Griss, para encarar la evolución protagónica.

Así, desde ese quebrarse intencional, surgirán los reconocimientos, el poder adoptar otra mirada, el dejar de sostener lo insostenible, el abrirse a aprender, la generación de respuestas adaptativas a las nuevas preguntas y el desarrollo de oportunidades de transformación.

Cuanto más rotos, entonces, más sanos.

Y más capaces de gestionar la realidad, las posibilidades, el hacer, las relaciones, los aprendizajes y los resultados.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

Anuncios