besos

No saber decir te necesito, como manifiesta Joaquín Sabina en esta frase de su canción ‘Donde habita el olvido’  implica no reconocer las propias necesidades, no animarse a comunicarlas o quedar prendido del temor a ser rechazado si se muestra con congruencia el estar siendo.

Se pierden entonces besos, y también la posibilidad de ser comprendido, de encontrar la empatía de los demás y de trabajar la resiliencia desde la autoobservación y validación de las propias vulnerabilidades.

Poder pedir ayuda, comunicar con claridad las necesidades, mostrar los sentimientos y gestionar adecuadamente las emociones son competencias entrenables, que se pueden incorporar.

Aseguran hacer conocer factores que no sólo se requieren sino que además son vitales para establecer relaciones genuinas, operar desde la congruencia y facilitar el hacer de los otros y el construir conjunto.

Promueven los acercamientos auténticos, el disfrute de mostrarse tal cual uno es y la capitalización del compartir.

Decir te necesito es el otro lado de la moneda del dar.

Y nos hace profundamente humanos.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios