6aeb78c49cd34e0ca7ab7536bd89b983

Esta frase ilustración de Vero Gatti  habla de ese silencio que podría reemplazarse por una buena conversación, que se guarda por no decir, que encierra contenidos y significados que impactan mucho más dentro que expresados.

En la medida en que nos callamos cuando sería mucho más natural y enriquecedor decir, dejamos a los demás sin conocer y comenzamos a crear un cúmulo, que Vero Gatti ilustró clara y simpáticamente, de pensamientos, juicios, sentimientos e interpretaciones.

El peso, el lugar que ocupa y la coloración que da a lo que se mira y percibe, hace de esa construcción una estructura insoslayable.

Lo que no se dice por temor, para evitar crear conflictos, tratando de no quedar mal o por no parecer lo que no se es, justamente aleja de la fidelidad  a uno mismo, hace que se inventen modos raros de mostrar, y crea dobles mensajes.

Las propias interpretaciones encuentran su dimensión y profundidad óptima en el intercambio con otros.

Y es con los otros que se solucionan los conflictos interpersonales, se logran acuerdos, se definen relaciones, se cierran procesos.

Para involucrarlos y comprometernos , hace falta correrse de estos silencios reactivos e inhabilitantes y callar operativamente  cuando no se tiene qué decir, se quiere escuchar al otro, se necesita espacio para pensar o se entrega el silencio  como manera de respetar y apreciar.

Para que no decir tenga verdadero sentido.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

 

Anuncios