leonardcohen

Leonard Cohen señala en esta frase uno de los obstáculos más habituales de las personas que postergan,  se estancan, no despiertan su iniciativa, por no poder soltar el pasado.

Sin importar el color, el impacto o la profundidad del ayer, tuvo su tiempo y ya es pasado.

Son los pensamientos, conductas y decisiones propias las que lo convocan con su cantinela que parece inconclusa.

Traer el ayer al día de hoy mediante explicaciones, resentimientos, intentos por retener lo vivido o dificultad para cerrarlo adecuadamente, hace que se desplace el pasado sobre el presente, se obturen posibilidades de avance y se viva  haciendo punto atrás.

Conectarse con el ahora implica darle a lo que pasó el lugar y el peso  que le corresponde, cortar las anclitas recursivas del discurso interior y validar y celebrar las elecciones actuales.

Aún cuando, parafraseando a Cohen, el ayer llene, no alimenta.

Es el hoy el que se tiene en las manos.

Es tiempo de usarlo y disfrutarlo a conciencia y con libertad.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

Anuncios