45f63a12ce77dc4d02a19ecf037f13ff

Es que irse sin despedirse implica no irse del todo, como dice esta frase compartida en Pinterest en el tablero ‘Frases, frases’, porque es evitar cerrar procesos, dejar asuntos inconclusos y abrirle la puerta al resentimiento, la nostalgia, el estar debiendo o el sentimiento de fracaso.

Despedirse no es solo ser cortés sino también reconocer y ayudar a comprender que la situación se acaba, que se ha tomado la decisión de irse o de aceptar que otro se vaya, o que las circunstancias han cambiado.

Esto es necesario y sano en relaciones interpersonales, laborales, proyectos de trabajo, negocios, acompañamientos y acuerdos.

Es que las otras opciones para quien se va son escaparse, no aparecer más, dar un carpetazo y salir a cajas destempladas, dejar de ir o tomar distancia sin irse.

Todas posibilidades que causan mala impresión, dificultan el volver, no satisfacen a nadie y son reacciones mas que respuestas concientes y congruentes.

Para quien se queda cuando otro se va, despedirse es necesario para poner moño externo e interno, soltar deudas ,  despegar la energía, iniciar duelos y retomar la propia vida.

Cerrar adecuadamente, dejando tareas concluidas, acuerdos arreglados, razones manifestadas con claridad, relaciones validadas y sostenidas sin herir ni romper, es práctico, sano e inteligente.

La despedida entonces se vuelve puente, aunque sea definitiva.

Y siempre es bueno avanzar dejando puentes.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

Anuncios