compartircontenidos

Claro que  compartir contenidos puede ser signo de confianza, como dice Karin Sebelin en su nota publicada en beBee, por eso es preciso tener esto en cuenta para ampliar el impacto de aquello que se distribuye o reparte.

Vital en procesos de enseñanza-aprendizaje, delegación, instrumentación, acompañamiento, guía , habilitación y generación de liderazgo, el compartir información, datos y significados asegura contar con un marco de referencia puesto en común, llaves para abrir espacios de conocimiento y referencias ciertas para actuar.

Hacerlo habitual, natural y metodológicamente lo vuelve un proceso constante y habilitador, ya que se evitan concentraciones de poder, imprescindibilidades y manejos inadecuados y discriminatorios.

También, se facilitan el aprendizaje, la autogestión, el compromiso y la generación de ideas, claves a la hora de promover la evolución, el crecimiento orgánico y los cambios construidos a partir de necesidades crecientes.

Asimismo, implica validar a los interlocutores y confiar en ellos, facultándolos para que usen, decidan, elijan.

Compartir contenidos es, entonces, de las mejores buenas prácticas.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

 

Anuncios