carta

Maria Rosa Serdio González trae, en este texto que compartió en Facebook junto con la imagen, la importancia y la riqueza, que aunque se lo crea no se han perdido con los avances tecnológicos, de la comunicación escrita.

Las cartas, y también los e-mails, los msn, los tuits, habilitan dejar por escrito pensamientos, opiniones y datos, dando la posibilidad de releerlos, analizarlos y guardarlos para poder acceder a ellos en caso de necesidad y en eso, son superadores de la expresión oral.

Invitan a la reflexión previa o a la evaluación mientras se escriben, habilitan a los demás a leerlos en la oportunidad y las veces que elijan, y se instalan como ese camino expedito del que habla María Rosa Serdio González, por el que se puede ir y volver.

Esccribir lo que se siente es también la forma de poder expresarlo lejos de la reacción que puede evocar o que provoca habitualmente.

Así, se puede expresar por escrito lo que el otro no ha querido escuchar, aquello que suscita emociones muy fuertes, o lo que no se entiende con claridad.

También lo que cuesta mostrar en la interacción, lo que requiere trabajo de interpretación y análisis, y lo que se necesita comprender antes de darlo a conocer.

Escribir ayuda a formar el propio pensamiento y puede ser el canal por el que acceder  al otro.

Ambas posibilidades invitan claramente a comunicarse, a “mantener la llama encendida y la campana dispuesta a sonar”.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

Anuncios