todossomosraros

Aceptarse y validarse como raro, como propone en esta frase Johnny Depp, no implica apoltronarse en las excentricidades, quedarse en los “yo soy así” u obturar la capacidad de empatía.

Es un llamado a  celebrar en libertad la propia individualidad, los intereses, las elecciones, la forma de ver las cosas, los gustos, las cosas que hacen que uno se sienta fiel a uno mismo.

Y es desde este no avergonzarse del propio estar siendo que se habilitará la expresión congruente, facilitará el aparecer, promoverán encuentros genuinos, y sostendrán procesos empáticos.

También se evitará el impulso a cambiar para pertenecer, a disfrazarse para ser aceptado, a considerarse insuficiente desde la comparación y las expectativas irreales. 

Validar la propia rareza requiere basarse en el autoconocimiento, disfrutar las posibilidades de elegir, sentir y hacer, recordarse si se esta siendo fiel a uno mismo en cada situación y aparecer desde la autenticidad.

Y encontrarse desde esa individualidad gozosa, como la de los pájaros de la imagen, en un cantar conjunto,  en el lucimiento complementario, en el compartir espacios no mimetizantes, en la amplitud de lo construido.

Todos somos raros.

Únicos. 

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

Anuncios