784aaed4c5f3fe33d551c2fade4e76aa

Tan simple y poéticamente como lo plantea Benedetti en esta frase compartida por Una noche sin café,  llorar por lo que no se lloró en su momento es resentir e instalar la tristeza como reacción, ambos procesos que ayudan a  comunicarse incongruentemente.

El llanto es una expresión natural y oportuna cuando se lo deja fluir como respuesta cabal de emociones. 

Si se lo obtura, disfraza, o posterga…aparecerá como reacción ante situaciones ‘que no dan para tanto’, inundando conversaciones que no lo merecen,  contextos, argumentos y significados a compartir. 

También, se mezclará como expresión de otras emociones o se volverá único, disminuyendo la propia capacidad de comunicación emocional, anegando la percepción de los otros sobre lo que nos pasa, y pintando de debilidad lo que es vulnerabilidad digna.

Cuando el llanto conserva su especificidad (no en vano las lágrimas producidas durante el llanto emocionado tienen una composición química diferente de otros tipos de lágrima) capitaliza su poder expresivo y se instala como protagonista de procesos congruentes de comunicación.

Llorar personal y oportunamente nos hace estar presentes, validar los propios sentimientos  y aparecer como estamos siendo.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

Anuncios