solosuficientementebuena

Al ser solo suficientemente buena, como dice Donald Woods Winnicott, la madre habilita el crecimiento y desarrollo del bebé  y ayuda al niño a descubrir que hay un mundo más allá de su mamá.

Podríamos decir que lo guía hacia el protagonismo, la autogestión y el hacerse cargo.

Para lograrlo, la madre tiene que abandonar la ilusión de ser perfecta, ser auténtica, validar su propio estar siendo y dar desde el mas amplio amor,  en la medida de sus posibilidades.

Actitudes estas que sirven en la vida y en todos los ámbitos. 

Así como en la crianza, en todos los procesos de acompañamiento, ayuda, guía, sostén y facultamiento, un líder que no puede todo implicará mayor oportunidad de crecimiento que aquél que todo lo sabe y hace.

Al ser lo suficientemente bueno naturaliza el ser suficiente  y lo invoca.

Si reconoce sus propios agujeros, pide ayuda, comparte la creación de significados, habilita la aparición de liderazgos situacionales, escucha u coordina antes que bajar línea y decir que hacer.

Cuando conserva su rol sin requerir pleitesía ni construir dependencia, celebra las ideas, las sugerencias y las miradas diferentes,  corrige y evalua sin destruir o desvalorizar y mantiene una distancia óptima.

Asi , ser suficientemente bueno no solo alcanza, sino que es suficiente.

Ampliamente suficiente.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

Anuncios