inutil

Distinguir el funcionamiento de la utilidad, como plantea Thomas Alva Edison en esta frase que se le atribuye y que compartió la revista Algarabía,  implica no forzar procesos, ayudarse a comunicar con claridad y encontrar la distancia y el tiempo de dedicación óptimos.

Algo es útil cuando puede usarse con cierto beneficio y aprovechamiento. La utilidad está intimamente relacionada con el hacer.

Y es determinada no sólo por el elemento en cuestión sino por el lugar en el que está colocado, la tarea que se le da, el tiempo que se lo ocupa, la articulación con otros componentes.

Aquello que no funciona es porque ha dejado de cumplir apropiadamente las funciones que le eran propias.

El funcionamiento, entonces, tiene que ver con los logros, la resistencia, el permanecer, la fuerza, la entrega, los modos. 

La distinción que propone Edison  invita a involucrarse en el logro de la utilidad y el funcionamiento.

Planificar, ubicar, distribuir, evaluar, guiar, dar tiempos, recordar haceres, reconocer y validar, son procesos ineludibles al pedir que las cosas y los otros sean útiles y funcionen adecuadamente.

Preguntar, comunicarse congruentemente, reconocer las propias fortalezas y debilidades, ser responsable, creativo  y hacer lo que se pacta, es trabajar la propia utilidad de manera proactiva y diseñar el buen funcionamiento.

La articulación de estos dos ámbitos asegura el logro y también el disfrute.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

 

Anuncios