contradiccionesjpg

Bertolt Brecht invita,  con esta frase compartida por Anantes Gestoria Cultural  a celebrar la vida y todo lo vivo con sus incoherencias, imprecisiones  y ambigüedades.

Y asi, convoca a no juzgar, habilitar a los otros a ser quienes estan siendo, facilitar que aparezcan  como elijan aparecer y buscar entender antes que acordar.

También a reconocer y validar las propias contradicciones, los  cambios y todo aquello que,  aunque no esté totalmente claro,  es elegido.

Aunque se evite  comunicar estas imprecisiones para no aparecer vulnerable, distraído o poco confiable, validarlas e incorporarlas autenticamente a las respuestas que se dan, a la manera de ver el mundo y actuar en él, dará riqueza de percepciones, amplitud a la propia presencia y facilitará encuentros genuinos.

Cuando se comprende que se pueden sentir emociones diferentes y hasta encontradas, que se muda de pensamiento con la misma rapidez que se piensa, que se puede ser congruente aun desde ciertas incoherencias, se comienza a validar el propio estar siendo, a reconciliarse con la propia flexibilidad y a vivir con mayor libertad.

Y es desde esa mirada honesta sobre las ambigüedades personales que se habilita la corrección, la aceptación y el disfrute en su justa medida.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

Anuncios