89f2df8a4ce034c17f4871b9eb5f048b

Dedicarse a trabajar las debilidades hasta que se transformen en fortalezas como dice William Gallas en esta frase compartida por Es Hora de Moverse  es una excelente invitación a reconocerlas, validarlas y aprovecharlas como trampolín de superación.

En lugar de suponer que nos dejan fuera de carrera, que impiden que avancemos o que nos hacen no suficientes, se pueden  incorporar como espacios de aprendizaje, usar la información que dan como señales de cambio, entrenamiento o instancias de estudio o práctica y considerarlas momentáneas y parciales ante la posibilidad de superarlas.

Transformarlas en base de proyectos personales de trabajo será darles la oportunidad de ser fuertes en su capacidad de mostrar agujeros a completar,  contenidos a incorporar, hábitos a desarrollar , conversaciones a diseñar y pedidos a realizar.

Cual faro iluminador del camino a seguir, las debilidades ofrecen un reconocimiento genuino del no poder, fase inicial y necesaria para todo proceso de cambio a iniciar.

Celebrarlas y trabajarlas   como promotoras del crecimiento  implicará ser fiel a uno mismo y al mismo tiempo estar comprometido con la propia evolución.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios