aprenderyensenarjpg

La mirada del alumno citado en el II Congreso Argentino e Iberoamericano de Dislexia organizado por DISFAM, y compartida por Elina Zanetta, nos trae la diferencia de vivencia del aprendizaje como producto de lo aprendido en lugar de lo enseñado.

Vital para relacionarse con el mundo y con uno mismo, el aprendizaje requiere en muchos casos la enseñanza. 

Sin embargo se instala ,  se vuelve herramienta y se disfruta como capacidad propia cuando esa enseñanza facilita la autogestión, se relaciona con la validación , se amplía desde las necesidades compartidas y se flexibiliza a partir de la percepción empática.

Cuando se ata apretada y rígidamente al deber ser, se sostiene desde las certezas sin abrir preguntas, no contempla las diferencias y particularidades y busca resultados preestablecidos, la enseñanza se vuelve tan específica como insuficiente.

Que quienes enseñamos nos  preocupemos más por lo que los demás aprenden que por lo que tenemos que enseñar requiere que nos involucremos en nuevos aprendizajes.

Aprendizajes que  nos desafíen,  al tiempo que nos ayudan a cambiar la manera de pensar para poder mirar y hacer diferente.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios