quererypoder

Esta frase atribuída a Ciro Procuna es atribuible a todo tipo de distancia entre querer y poder.

El entrenamiento, el aprendizaje, la experiencia aprehendida, se constituyen  formas directas de desarrollo, evolución y logro.

Situarse como aprendiz permanente, considerar cada situación de estiramiento como una oportunidad de desarrollar nuevas habilidades, fortalecer  actitudes provechosas y buenas prácticas y abrirse a crecer, será instalar  el desarrollo como modo constante.

Aunque esto parezca lógico en el campo de los deportes, son muchas las situaciones en las que entrenar, aprender y capacitarse serán la solución a los estancamientos, las ineficiencias y los no sentirse suficiente.

Entrenar las propias capacidades, completar los agujeros inhabilitantes y conectarse con el aprendizaje como modo de resolución de conflictos, distancias y problemas, implica pararse en el protagonismo, reconocer y validar el propio estar siendo y trabajar para salir de la zona de comodidad en pos de lo que se quiere lograr.

Abrir la pregunta ¿qué puedo aprender? ante cualquier situación, es darle alas al propio crecimiento, salir de las miradas estereotipadas e iniciar un camino de cambio posible.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios