buscarlafelicidad

Es que la felicidad no vive afuera de nosotros.

Se construye desde sentimientos, vivencias, interpretaciones, actitudes y elecciones.

Buscarla, no haciendo caso a esta frase de Candiman, en aquellos lugares en los que se experimentó y se dejó de experimentar, sería no reconocer el propio protagonismo y poner la responsabilidad y la posibilidad de ser felices en el afuera.

Los lugares, el clima, los espacios, los animales,  las personas, las interacciones, los encuentros y desencuentros, son disparadores de actitudes, emociones, modos de vivir, maneras de ver, decisiones , que hacen que se experimente felicidad.

Sin embargo, aunque podamos relacionarla con determinadas experiencias, la felicidad no depende de ellas, sino de la propia elección de ser feliz.

Claro que resulta fácil identificar las situaciones que hicieron que nos sintiéramos infelices o felices.

Sin embargo, apropiarse de ese estado de ánimo , identificarlo como reacción a momentos, descubrir qué anclitas dispara a determinadas situaciones,  será capitalizarlo como recurso, convertirlo en una respuesta voluntaria e intencional, elegir convocarlo desde la adecuada gestión de las propias emociones y expresarlo oportuna y protagónicamente.

Despues de todo, la felicidad no se encuentra o pierde, se elige y se construye.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

 

 

Anuncios