eslaunicacosa.jpg

Considerar claramente que lo que sucede es lo que sucede y que otra cosa que podía, pudiera o pudiese haber sucedido no existe, es soltar la tentación de revisar posibilidades que ya no son o nunca fueron, el apegarse a mirar lo que pudo haber sido y recuperar la libertad de aprovechar , disfrutar y accionar en el presente.

Cuando a través del discurso interno, los pensamientos recurrentes  y las preguntas apegadas, se busca descubrir qué otras opciones, posibilidades, situaciones pudieron haberse abierto, se vive mirando hacia atrás, poniendo en peligro el andar actual.

Así se abren dudas sobre lo decidido,  se añora haber hecho diferente como si fuera aún una posibilidad cierta, y se obstaculiza el  desarrollo del propio estar siendo.

Es tan vital tomar la distancia óptima de lo que ya fue, porque al estar en el pasado sólo queda aceptarlo, resignificarlo o soltarlo, como evitar internarse en caminitos irreales que nunca fueron.

Concentrarse en el presente, hacer lo que si se puede hoy, enfocarse en lo que se necesita, elige y decide, será dar pasos firmes, fortalecedores de la autoestima y sostén de la realización de logros.

Además, el presente es un regalo maravilloso.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios