rocaoala

Este haiku que nos brinda María Rosa Serdio González  junto con la imagen de las piedras pintadas , plantea la posibilidad cotidiana de elegir la actitud, la impronta y el hacer con que se acompañará el día.

Y así como la roca propone estabilidad, firmeza, límites claros y presencia contundente, también sugiere terquedad, pesadez, resistencia al cambio, inmovilidad.

El ala, con su posibilidad de vuelo, liviandad, sutileza, libertad de movimientos, puede implicar también inconsistencia, trivialidad, distancia, no asentamiento.

Reconocer que se puede elegir la forma en que se vivirá el día, sin por supuesto controlar lo que no se puede controlar, pero aplicándose a interpretarlo, entenderlo y utilizarlo de marea que sirva, ayude y haga disfrutar, será protagonizar y conectarse con las posibilidades ciertas de hacer.

Instalar discursos, sentimientos , producciones y  respuestas que  se decidan , se prioricen y se elijan concientemente.

Validar la  opción de desarrollar la propia mirada y las acciones y conductas que devengan claramente de ella, para  hacerse cargo de pintar el día de manera personal.

Y sin dejar afuera a los demás, trabajar la fidelidad a uno mismo y ser la mejor oferta posible.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios