maria-montessori-cualquier-ayuda-innecesaria

Una ayuda innecesaria es una solución no pedida, un acompañamiento no solicitado, el aporte a una necesidad no reconocida, el empujón a quien quiere quedarse parado o no puede seguir …

Aún desde la mejor intención, cualquier ayuda innecesaria tiene, como propone María Montessori en esta frase compartida por QueFrases.de, el costo de transformarse en un obstáculo.

Porque la ayuda que llega cuando no se reconoce lo que se necesita, no se puede protagonizar o hacerse cargo de su uso, impacta en exceso, invita a quedarse cómodo, hace sentir que no se puede, comunica contradicciones.

Cuando se hace por el otro, se toma de la mano y se lleva por un camino rígido y único, se desvalida al querer ayudar, se obturan habilidades personales, se niega el potencial, etiqueta a quien  recibe e inhibe la autogestión.

Articular la ayuda con la aparición del otro fiel a su estar siendo, a través de un pedido expreso, la comunicación de datos ciertos, el reconocimiento de características, situaciones y necesidades reales, habilitará operar adecuada y oportunamente.

Leer la necesidad desde una mirada multidisciplinaria y despojada de intereses o sesgos inhabilitantes, buscar colaborar con el crecimiento global del ayudado y su entorno y aceptar y validar a los demás como capaces de lograr, serán bases de intervenciones respetuosas, enriquecedoras y promotoras de desarrollo.

Descubrir para qué se ayuda, aunar esfuerzos  en una propuesta congruente y trabajar codo a codo desde las diferencias sin olvidar que quien marca el camino es aquél a quien se busca asistir, contribuirá a hacer bien, hacer más y construir desde ese aporte.

¡Feliz ayuda!

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

 

Anuncios