determinación

Se suele creer que lo posible y lo imposible viven fuera de uno, aunque en la mayoría de los casos dependen , como dice Tommy Lasorda, de la propia determinación, de las elecciones y acciones que uno hace.

Darse cuenta de que son las decisiones ,comportamientos y haceres personales los que determinarán que las cosas sucedan o no, es habilitarse a vivir desde el protagonismo, a construir el propio estar siendo y a hacerse cargo  de lograr lo que se busca.

Definir qué se necesita, quiere o persigue y trabajar para alcanzarlo  estableciéndose objetivos realizables, abriendo conversaciones , capitalizando recursos propios y de los demás y reconociéndose en los hábitos habilitantes y desfavorables que uno sostiene, ayudará a crear posibilidades, sostener procesos de realización y logro y abrir nuevos espacios de crecimiento y evolución.

Trabajar para anclar la voluntad a la determinación, evitar postergar y atreverse a salir de la zona de comodidad serán también requisitos ineludibles para hacer que lo posible se realice.

Tener claro que la imposibilidad tiene que aparecerse, si va a aparecer,  al recorrer el camino y no envuelta en explicaciones y excusas inhabilitantes, transformada en temores infundados o revoloteando desde el juicio de los demás, en la línea de partida.

Y cuando aparece, desafiarla desde la participación, la decisión, el protagonismo y la fidelidad a las decisiones personales, para arrancarle nuevas posibilidades.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios