curarsehiriendo

Esta frase atribuida a San Ambrosio nos invita a reflexionar sobre la forma adecuada de relacionarnos con los demás en el proceso de trabajar sobre nosotros mismos.

Si avanzamos en nuestro autodescubrimiento haciendo responsables a los otros de lo que nos pasa, desparramando acusaciones y echando culpas , herimos.

Cuando descubrimos nuevas necesidades, desarrollamos elecciones que cambian el modo de relacionarnos, optamos por accionar diferente y tomamos distancia excesiva de los demás, hacemos sin considerar a los que están involucrados, comunicamos  desde la desvalorización y el irrespeto, hacemos daño.

Al intentar reparar, resignificar, sanar, crecer, evolucionar no es necesario herir, destruir,  querer hacer distintos a los otros.

Esto no es solo un planeo moral, es una cuestión práctica.

Para dejar, soltar, separarse, decir lo que se tiene que decir, hacerle ver, mostrarle la verdad y todo lo que se intente hacer con los demas en el proceso de autocurarse, necesitamos a los otros.

Comprenderlo será la oportunidad de comunicar congruentemente, desarrollar la empatía y habilitar a los otros a ser quienes están siendo.

Piedras basales del crecimiento personal.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

 

 

 

 

Anuncios