pensamientosintimos

Interesantísimo el deafío que propone José Saramago en esta frase de su libro póstumo, Alabardas, y que compartiera Anantes Gestoría Cultural en Pinterest: Respetar los sentimientos íntimos, personales, aun cuando se hayan explicitado.

Es un desafío a soltar las intenciones de averiguar lo que los demás guardan para sí pero también las de intuir, interpretar, juzgar, inventar, suponer lo que los otros piensan , sienten , experimentan intimamente.

Los mundos internos, los pensamientos íntimos son de cada uno, y en la medida en que nos queremos apropiar de los de los demás corremos el peligro de dejar de respetarlos.

Preguntar con insistencia, manipular a los demás para que caigan en la trampa y los revelen, pedir a  otros más cercanos que nos lo averigüen, son malas e irrespetuosas prácticas.

Y si son explicitados, juzgarlos, cuestionarlos y etiquetarlos, intentar cambiarlos, brindar consejos sin que hayan sido solicitados, aplastarlos con otras razones o miradas, son también comportamientos irrespetuosos e invalidantes.

Liberar a los demás para que piensen, sientan, experimenten lo que pueden , quieren, eligen y sostener desde el acompañamiento silencioso su decisión de preservarlos, es uno de los pilares de la empatía y clave en todo proceso de sostén.

Escuchar sin  juzgar la intimidad que nos es comentada, mantener a rajatabla la confidencialidad, no traducir, reformar o querer explicar, será la forma de  respetar, y también de acompañar de la mejor manera desde la ajenidad consciente.

Si lo íntimo seduce, es ineludiblemente, porque es íntimo.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios