conversaciondelrosalconlaparedjpg

Instalar la conversación como modo habitual y celebrarla con la motivación, intencionalidad de encuentro y falta de saberes inhabilitantes de una cita secreta, como propone este delicioso Haiku que Maria Rosa Serdio González creo a partir de la bella imagen de las dos rosas sobre la pared,  es darse y dar la posibilidad de encuentros genuinos y construcción del camino del medio.

Diseñar la conversación evitando creer que ya se conoce el resultado, desde el optimismo y la validación del interlocutor, es abrir posibilidades de encontrar otros contenidos,crear nuevas preguntas, facilitar otras expresiones y capitalizar lo escuchado.

Volver a dialogar sin insistir en que ya se dijo todo lo que se tenía que decir, con el cuidado de no ocultar lo que se siente y dar forma presentable a lo que se quiere, será apostar a reencontrarse, a sostener lo sostenible mientras se cambia lo necesario, y disfrutar lo que seguramente puede disfrutarse.

Con la generosidad y la fidelidad a si mismas de las rosas que se encuentra sobre la pared, podemos armar conversaciones posibilitantes, enriquecedoras y asombrosas.

Y tan adrenalínicas como una cita secreta.

¡Gracias  intensos María Rosa Serdio Gonzalez!

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

 

Anuncios