conocimientoenloshuesos.jpg

Astutos y creativos para hacerse cargo de su supervivencia, los Hombres de Barro, Tribu Asaro de las Highlands de Papua, Nueva Guinea, hacen visible, con esta frase,  la diferencia entre información y conocimiento, y dan prioridad al aprendizaje experiencial.

Hacer vivir al conocimiento en los huesos implica no sólo ponerle el cuerpo sino también conectarlo con el propio estar siendo de manera que se vuelva herramienta.

Esto es pasarlo de su versión instituida como información valiosa a la cotidianeidad del hacer bien, la catalización de buenas prácticas, la apropiación de técnicas y estrategias de acción y el desarrollo de nuevos proyectos.

Para ello, es enriquecedor contrastar la teoría con los propios valores, principios y elecciones para llevar lo que de ella sea congruente a la tarea , a la vivencia , a la experimentación y considerar como válido a su vez lo que se evalue positivamente desde la incorporación.

Cuando el conocimiento habilita el hacer celebra su auténtica misión.

Y favorece el crecimiento, el desarrollo , la evolución y el disfrute.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

Anuncios