irreverente

Ser intencionalmente irreverente con las tradiciones, tal como plantea Tomas Abraham  en la entrevista que le realizara Verónica Boix para La Nación   es habilitarse a preguntar, a comentar, a proponer, a vivir como protagonista las propias elecciones.

Ser proactivo en las expresiones artísticas, las situaciones laborales, los rituales familiares, los mandatos sociales y desde un replanteo innovador, creativo, optimizador y empático, instalará un proceso virtuoso de no hacer porque se hace,  validar porque sí y sostener sin indagar.

Preguntarse para qué es abrir puertas a reconocer, evaluar y resignificar.

También proponer nuevas formas, agregar otros espacios de pensamiento,  desarrollar conversaciones enriquecedoras, ampliar  posibilidades de análisis y favorecer la actualización.

No temer revisar, poner las cartas sobre la mesa, abrir nuevos interrogantes a las certezas  sostenidas, descubrir qué se sostiene y qué se cae, es trabajar para poder elegir, construir, disfrutar y crecer.

¡Hasta la próxima!

Andrea

La imagen pertenece a The Corbal

 

Anuncios