megandowdlambert

Megan Dowd Lambert saca a la luz con esta frase a la piedra basal de la escucha empática, activa, comprometida y eficaz: escuchar lo que los demás tienen para decir en lugar de lo que ya se sabe.

Aunque parezca obvio y naturalmente dado, no es así.

Escuchamos desde la comodidad de lo que ya interpretamos, lo que suponemos y al hacerlo, tratamos de meter lo que percibimos en la cajita de lo ya conocido, perdiéndonos al otro en el proceso.

Para darle profundidad y autenticidad a la propia escucha hay que validar al interlocutor, considerar que siempre tiene algo para decir y bajar los propios juicios y pareceres de manera que no pinten , obstaculicen y dejen afuera el contenido a escuchar.

Es que escuchar es, etimológicamente  “inclinarse para aplicar la oreja”, lo que implica estar dispuesto, acercarse lo suficiente y poner la oreja sin otros aditamentos.

Escuchar desde la empatía y el compromiso es generoso.

Y también es inteligente, práctico, enriquecedor  y favorecedor del crecimiento de ambos interlocutores.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios