delosbarriosdemiinfancia

Capitalizar, como tiernamente propone en esta frase Forough Farrokhzad  las vivencias placenteras para que entibien, den color y ayuden a expresar emociones en el presente, es elegir vivir adecuadamente las situaciones sobre las que ya no se tiene control.

Estos barrios de infancia traen desde donde han quedado impregnados en el propio estar siendo, emociones , estados de ánimo y actitudes como la curiosidad, el disfrute, la confianza, la disposición a maravillarse.

Reconocerlos como parte  de lo que se puede gozar, utilizar, mostrar, aportar en el hoy es validarlos como herramientas de construcción de miradas, protagonismo y expresión.

Aparecerán envueltos en carcajadas que se escapan, en ganas de pisar hojas secas, en los ojos que ascienden junto con un barrilete, en la pasión puesta al servicio de un proyecto secreto.

Honrarlos pasa, ineludiblemente,  por incluirlos en el sentir, el elegir, el hacer.

Volcarlos a la tarea cotidiana, soltarlos en las relaciones que importan, revitalizarlos con conversaciones, lecturas, paseos.

¿O acaso no se piensa más creativamente mientras se vuela en una hamaca?

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios