marionetas

En este   haiku habilitador de nuevas miradas, Maria Rosa Serdio González habla de la situación que se genera cuando por callar  se da poder a otros para que decidan por uno.

Como  las marionetas del Centro de Creación Escénica Carlos Álvarez Novoa, se permanece inactivo y  a la espera de una mano con intención propia, que  mueva los hilos  de manera de posibilitar el protagonismo.

No se dice, y se sigue la corriente. No se expresa y se es traducido. Se mantiene el silencio y lo pintan a uno del color que les conviene. Se calla y los demás hacen como si uno no estuviera.

Se evita decir por no importunar o no saber qué comentar, por comodidad, por inseguridad. Acaso desde el temor a ser rechazado, la no validación de sí mismo, el querer decir exactamente y bien, el no considerar que los otros merecen escucharnos.

En definitiva, se calla por elección.Se prefiere el espacio seguro y  cautivo del no decir, al trabajo comprometido de hacer oir la propia voz.

Quien calla no solo otorga sino que no aporta.

Cada voz es única y especial y la gran pena es que si no la brindamos  la estaremos callando, y  también se la perderán los demás.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

Anuncios