encuentraquiensesienteatulado

Povel Wallander, protagonizado por  David Warner  en la serie de la BBC,  Wallander, sobre las novelas de Henning Mankell, marca con esta frase la necesidad profunda y la posibilidad inmensa que representan, para todos, los otros.

Encontrar alguien que se siente con uno, es decir que tenga la disposición de pasar tiempo, compartir una conversación y elegir acompañarnos no es una cuestión de suerte sino de trabajo sobre uno mismo, optimización de la capacidad de encuentro , validación del interlocutor y desarrollo de la inteligencia interpersonal.

Cuando se quiere tener la única razón, se opera desde el egoísmo, se juzga y declara lo que los otros deberían hacer, se prefiere instalarse en la comodidad de la espera, se desarrolla la dependencia , el logro de que alguien acompañe se aleja y dificulta.

Si se reconocen las propias necesidades, se aprende a pedir, se evita suponer y definir para preguntar  y escuchar, se elige construir en lugar de imponer o usar, se aporta desde la fidelidad al propio estar siendo y se habilita al otro a aparecer,  la posibilidad de encuentros genuinos crece.

Es desde ese no ser lo suficientemente fuerte que puede abrirse la empatía, la apertura, la disposición a la compañía si se comunica claramente, se busca forjar conjuntamente el camino del medio, se descubren modos nuevos para compartir los haceres personales, se elige disfrutar a los demás.

Sin importar las características de la relación, es con otro.

Y a ese otro es a quien hay que pedirle que acompañe y ofrecerle el lugar para hacerlo.

¡Hasta la próxima!

Andrea

El fotógrafo Dani Caxete es el autor de la imagen que acompaña este post. Pertenece al llamado banco más bonito del mundo que se encuentra sobre los acantilados de Loiba, en Ortigueira, La Coruña, España. La fotografía  figura entre las seleccionadas este año por el proyecto Twan, en el que participaban fotos de 54 países.

Anuncios