saber ignorarjpg

Saber qué ignorar,   como propone William James en esta frase compartida por Velos de Faltas en Pinterest, es tener la capacidad de ser discreto y al mismo tiempo una invitación a desarrollar otras habilidades.

No necesitar tener todo claro todo el tiempo habilita aprendizajes, promueve la escucha comprometida y facilita mantener la distancia óptima.

Saber cuándo quedarse al margen implica ubicarse, estar bien con uno mismo y diferenciar entre los temas y las relaciones.

Tener baches en el conocimiento de los otros da lugar a buscar comprender en lugar de suponer, no tener cajoncitos pre-hechos donde ubicar a los demás y soltar los prejuicios para preguntar libremente.

Darse cuenta de que uno no necesita saber todo para trabajar desde la empatía, sostener y ayudar en procesos habilitantes y acompañar  la evolución y el desarrollo personal, es instalar un marco de referencia abierto y posibilitante.

Lo que no se conoce abre puertas.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios