luz.jpg

Este Haiku de Joan LLopart Folch, publicado en su blog , habla de la fe como acto claro, de la actitud resiliente, de la espera comprometida y de la transición esperanzada.

Toda transición genera incertidumbre , pone en suspenso lo que se tenía como cierto y propio para establecer un tiempo de no acceso a nuevas seguridades, de caminar por senderos que  parecen llevar a ninguna parte, de enfrentar el costo  de sostener algo que aún está en el aire.

Aunque apenas se perciba el lugar hacia el que se quiere ir,  no se entienda el proceso a seguir, o se tema no llegue, trabajar en el mientras tanto reconociendo tácitamente que  allí, lejos y difusa, estará la luz de la salida, es desarrollar lo posible, hacer lo necesario y enfocarse en lo que si se da.

La fe sin nombre, la que implica haceres, genera actitudes proactivas, promueve decisiones claras, apela a la propia resiliencia, al trabajo sobre la fidelidad a uno mismo, al elegir desde el proyectarse.

Es que el mientras tanto es la vida misma.

Y vivirla con fe es vivirla bien.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios