ideaconcaminoinesperado

Aceptar, como plantea Pablo Andrés Médici, Brocha, que las ideas pueden modificar su dirección, irse por otros  senderos, mutar en otras, es validar la creatividad, abrirse a la flexibilidad y favorecer los cambios.

Aferrarse a una idea hace que se haga difícil percibir otra.

Es dejando las ideas en un estado de liviandad  que se pueden modificar lo necesario, articular con otras , encontrarse en los caminos del medio con las ideas de otros.

Rigidizar el apego a las propias ideas, creer que se tiene la única razón, es obturar la posibilidad de pensar críticamente, de elegir libremente,  de cambiar de opinión,  de aprender cosas nuevas.

Dar libertad a las  ideas es invocar la propia creatividad, favorecer la evolución, honrar el estar siendo y abrirse a crecer.

Y aceptar que las ideas de otros pueden tomar otras direcciones también es respetar su creatividad, flexibilidad y decisión de elegir.

Es respetarlos y validarlos en su estar siendo.

Las ideas libres favorecen el crecimiento, el cambio y la creatividad.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios