repetir

Con esta frase, Christine Langley Obaugh habla de esos errores , hábitos perniciosos, formas de comunicarse, que se repiten una y otra vez hasta que no se solucionan.

Como atados a una ruedita de ejercicio de hamster, copiamos los pasos, las reacciones, las palabras que ineludiblemente llevan a los mismos resultados.

No será hasta que se reconozca este patrón  y se habiliten nuevas formas de responder a la misma situación que se cortará el círculo vicioso.

Blanquear la sucesión de pensamientos, decisiones y acciones que llevan a ese resultado una y otra vez promoverá abrir posibilidades de ayuda, de trabajo sobre uno mismo y de cambio elegido.

Identificar las personas, los eventos y las propias maneras de actuar frente a ellos requerirá traerlos a la consciencia, descubrir cómo se enlazan y articulan y desenredar los hilos de la trampa reactiva.

Puestas en claro , diseño de nuevas conversaciones, establecimiento  de límites, apertura de encuentros genuinos y protagonismo desde el hacerse cargo serán elementos claves a desarrollar para construir respuestas adecuadas y enriquecedoras.

No repetir es caminar más sanamente.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

Anuncios